El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, prometió hoy que continuará con su política de "desarrollo y estabilidad" tras ser reelegido con un 97.08 % de los votos para un segundo mandato de cuatro años.

Tengo la intención de lograr el desarrollo y la estabilidad, y proporcionar lo mínimo necesario para conseguir (los ingresos) para una vida de calidad", dijo el mandatario en un discurso transmitido en la televisión estatal tras el anuncio de su reelección.

Al Sisi afirmó que trabajará "para todos los egipcios sin discriminar" a aquellos que no le votaron y optaron por su rival en los comicios, Musa Mustafa Musa, que obtuvo el 2.92 por ciento de los sufragios, por el voto nulo o bien por la abstención.

Agradeció a Musa haber sido una "competidos honorable" en estos comicios, en los que algunos aspirantes fueron retirados, descalificados o arrestados antes de la presentación de sus candidaturas.

Asimismo, Al Sisi subrayó el rol de las fuerzas armadas egipcias y la policía, "que acataron su promesa de ofrecer el máximo grado de seguridad a todos los egipcios", en un momento en el que Egipto se encuentra en estado de emergencia desde hace un año por los atentados terroristas que golpearon dos templos cristianos en el norte del país.

Además, el Ejército ejecutó el pasado febrero una ofensiva contra los grupos radicales que actúan en el norte de la península del Sinaí, donde está presente la filial egipcia de la organización yihadista Estado Islámico.

En su discurso, Al Sisi destacó el papel de las mujeres, a las que calificó como "la voz de la conciencia y un icono del desafío".

En ningún momento el presidente egipcio hizo referencia a la baja participación, la única preocupación del Gobierno, que se ha situado en un 41.05 % (24 millones 254 mil 152 votantes) frente al 47.45 % de los comicios de 2014, en los que Al Sisi resultó vencedor por primera vez.