compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Después de muchos años de lucha, Francisco Andrés Salas Salgado y su pareja podrán unirse matrimonio civil al aprobarse en Morelos la reforma al artículo 120 constitucional.
Con la modificación, las parejas del mismo sexo podrán casarse ante el Registro Civil, lo que les permitirá adquirir los mimos derechos y obligaciones que en la unión entre un hombre y una mujer.
“Después de muchos años de lucha, de mucho esfuerzo y sacrificio por fin podremos hacer legal nuestra unión. Estamos contentos y nos llega de alegría el poder consumar algo que deseamos”, dijo Andrés Salas.
Una vez que la reforma ha sido publicada en el periódico oficial, acudirá al Registro Civil de la ciudad de Cuautla para solicitar los requisitos y poder realizar su enlace matrimonial.
Sin embargo, Andrés considera que es un momento especial y, como tal, requiere de una preparación previa por ello, se tomarán un poco de tiempo para poder organizar la ceremonia, “porque como cualquier pareja queremos algo bonito, debe ser algo especial”.
Comentó que forma parte de la comunidad LGBTTTI y, tras la aprobación de los matrimonios igualitarios estarán buscando una ceremonia colectiva, en donde varias parejas puedan llevar a cabo el enlace, así como lo hacen algunos ayuntamientos con parejas conformadas por un hombre y una mujer.
“Si esta reforma no se hubiera logrado, hubiéramos recurrido a un amparo, pero ya no fue necesario. Conozco a varios amigos que sí recurrieron al amparo y ahorita están esperando la resolución, la cual ya no necesitarán porque en Morelos el matrimonio entre personas del mismo sexo es una realidad”, aseguró.
Andrés Salas es secretario de Diversidad Sexual del Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien asegura que la lucha por conseguir el matrimonio igualitario no ha sido sencillo.
“Son muchos años de lucha, en este tiempo algunos amigos han fallecido y ya no pudieron acceder a este derecho”, expresa Andrés Salas Salgado.

"Si esta reforma no se hubiera logrado, hubiéramos recurrido a un amparo, pero ya no fue necesario. Conozco a varios amigos que sí recurrieron al amparo y ahorita están esperando la resolución, la cual ya no necesitarán.”  Andres Salas, activista

 

Por: Marcela García /  [email protected]