En México el consumo de refrescos por persona es de 163 litros aproximadamente cada año, lo que genera altos índices de sobrepeso y obesidad entre hombres y mujeres en diferentes rangos de edad, desencadenando enfermedades crónicodegenerativas. Lo anterior, fue revelado en el foro virtual Alimentación, in"amación y sistema inmunológico en tiempos de Covid-19, “El caso de las bebidas azucaradas”, organizado por Alianza por la Salud Alimentaria.

En el foro participaron Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor; doctor Mario Flores Aldana, Jefe de Departamento de Análisis de Datos Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), y el doctor Edgar Denova Gutiérrez, Jefe de Departamento Centro de Investigación en Nutrición y Salud del (INSP). Puntualizaron que la alimentación juega un papel importante en el estado del sistema inmunológico de las personas; al consumir productos con altos índices de azúcar se genera in"amación en el cuerpo, deteriorando la salud y provocando diabetes e hipertensión arterial. En esta pandemia causada por el nuevo coronavirus, las personas con dichas enfermedades son las más vulnerables, por ello enfatizaron la necesidad de evitar el consumo de bebidas azucaradas.

“La ingesta de refrescos está relacionada con la diabetes y aumenta en 41 por ciento el riesgo de desarrollar la enfermedad; de acuerdo a un estudio de una alumna de doctorado, se identificó que a la diabetes le podemos atribuir en México cuatro mil 267 muertes, de éstas el ocho y diez por ciento es por consumo de las bebidas azucaradas en hombres y mujeres”, comentó el doctor Denova Gutiérrez. Finalmente, los especialistas expusieron que se debe impulsar una política pública que garantice el acceso al agua potablede toda la ciudadanía, y además convocaron a las personas a consumir alimentos frescos y sanos durante este periodo de aislamiento, y evitar las bebidas azucarada.

 

JOSÉ AZCÁRATE

jose.azcarate@diariodemorelos.com