Jefes estrictos y en ocasiones abusivos todos hemos tenido en alguna ocasión, desde el que te usa para ir a la tienda a comprar su café hasta el te hace realizar sus reportes mensuales.

Este tipo de personas se aprovechan sus puestos para exigir y demandar a los empleados más de lo que se debería. 

 

Un claro ejemplo de este tipo de abusos ocurrió en Chinacuando el dueño de un gimnasio obligó a sus empleados hombres a correr semidesnudos por malas ventas el pasado 1 de octubre.

Para las mujeres el castigo fue diferente, tuvieron que realizar sesiones lagartijas. 

Extrañamente, los trabajadores aceptaron con orgullo la penitencia, según información de Daily Mail. 

Acepto con mucho gusto el castigo. Creo que es un buen desafío para nosotros", dijo uno de los dependientes.

En total, salieron a correr 30 hombres. 

Así mismo, un empleado dio a conocer al portal Pearl, que en ocasiones les quitan parte de su salario (hasta 200 yuanes, aproximadamente 545 pesos), por no cumplir los objetivos mensuales o llegar tarde.

Según el artículo 88 de la ley de contratos de trabajos de China, los jefes no pueden humillar dar castigos corporales a los trabajadores. 

Aunque el dueño del gimnasio no recibió demandas por parte de los empleados, las autoridades están investigando el caso y deberá hacerse responsable si resulta culpable.