Papá a toda madre, la más reciente telenovela de Televisa, está generando gran controversia en la sociedad mexicana. Y eso que apenas lleva una semana al aire.

Desde que se diera a conocer que la historia encabezada por Maite Perroni y Sebastián Rulli tendría una pareja homosexual entre sus protagonistas, la polémica ha estado servida. Si bien muchos han aplaudido la decisión de la empresa de atreverse por fin a reflejar la diversidad sexual que existe en la sociedad, otros no han dudado en criticar duramente a la televisora por querer “normalizar la homosexualidad”.

Entre este último grupo se encuentra la fundación ultraconservadora CitizenGO, que ha iniciado una recogida de firmas a través de su plataforma digital para que se deje de emitir la telenovela.

Según reza la petición que se puso en marcha el pasado 24 de octubre y que ya cuenta con más de 25,000 firmas, el objetivo de Televisa al transmitir esta telenovela “es normalizar la homosexualidad a pesar del amplio rechazo social”.

“Me preocupa que pretendan normalizar la homosexualidad en México en contra del sentir mayoritario de la ciudadanía y de su audiencia […] No quiero que nadie sea discriminado social, laboral o políticamente, pero presentar una pareja homosexual como un modelo atractivo, es diferente. ¿Es esta la nueva estrategia corporativa de Televisa?”, reza la petición.