Nikolas Cruz, un exestudiante de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Florida Estados Unidos, causó la muerte de 17 personas dentro de la institución el pasado miércoles tras disparar un rifle semiautomático. 

La tragedia le dio la vuelta al mundo y las redes sociales se inundaron de mensajes como "Pray for Florida" (reza por Florida) hasta que una alumna de esa misma secundaria pidió:  "Hagan algo en vez de enviar oraciones", por lo que este sábado miles de personas se dieron cita para reclamar a las autoridades nuevas leyes que limiten el uso y acceso de armas en Florida.

A la protesta se unieron alumnos sobrevivientes con cánticos como "Basta es basta", "No "no más silencio, acaben con la violencia de armas", entre otros, ante la los juzgados federales de Florida.

"En este caso, si activamente no haces nada, las personas seguirán muriendo. Así que es hora de empezar a hacer algo", dijo ante el micrófono la estudiante Emma González con un tono molesto ante el micrófono y dirigió un mensaje específico a legisladores republicanos, que reciben donaciones por parte de la Asociación Nacional del Rifle para realizar campañas políticas: "Qué vergüenza".

Mientras esto sucedía en Florida, en Parkland, una ciudad ubicada a 80 kilómetros del lugar trágico, se inauguró la Feria de Armas de Miami, donde se puede encontrar el mismo modelo del rifle que usó Nikolas el miércoles, un AR 15, el cual puede ser adquirido a partir de los 18 años de edad, de acuerdo con las leyes de Florida.

Nikolas Cruz, de 19 años, fue expulsado de esa secundaria por indisciplinas y en noviembre falleció su madre adoptiva. El Departamento de Niños y Familias de Florida asegura que tenía desordenes mentales, ahora está preso sin derecho a fianza por 17 cargos de asesinato premeditado.



Loading...