compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El Consejo de la Masa y la Tortilla pidió ayuda al gobierno estatal para frenar la ola de violencia que afecta al gremio, principalmente en los municipios de la zona sur. El dirigente local, Antonio Vázquez Quezada, denunció que en lo que va del año unos 60 negocios en el estado han dejado de operar, de los cuales, al menos 20, se localizaban en el municipio de Temixco.
Asaltos a mano armada y extorsiones de grupos delictivos que exigen pago de piso son los dos principales delitos que afectan al sector, precisó el dirigente.
El representante del gremio y un grupo de empresarios de Temixco se reunieron ayer con funcionarios de la Secretaría de Gobierno para plantearles la problemática y encontrar una solución.
“No es posible estar dando dinero cuando, de por sí, el negocio ya no da más”, indicó Vázquez Quezada, quien agregó que al problema de seguridad, se añade el de la competencia desleal y el aumento de los costos de producción, especialmente el que se registró con el incremento de la gasolina y el gas en enero de este año.
Ante ese panorama, los empresarios mejor están bajando la cortina, sobre todo los que se ubican en zonas de mayor riesgo, como Temixco, puntualizó.
En todo el estado, el cierre de tortillerías de enero a la fecha, ya llegó a 60, mientras que en 2016, la cifra fue de unas 200, aproximadamente.
La suma es importante y les preocupa, por eso dijo que solicitaron la audiencia en la Secretaría de Gobierno, “a eso venimos, a que nos apoyen con alguna solución que tenga la autoridad estatal”.
La crisis que enfrenta el gremio se debe también a la competencia desleal del ambulantaje y a la de un mayor número de tiendas de conveniencia, autorizadas a vender tortilla.
Vázquez Quezada denunció que los legisladores se han negado analizar la propuesta del Consejo de la Masa y la Tortilla para que se establecezcan reglas que garanticen la competencia para todos, en igualdad de condiciones.
Agregó que la regulación que está vigente sólo limita a los tortilleros, porque aunque algunos han tratado de enfrentar a la competencia con valor agregado, como adicionar la masa con productos que favorecen la digestión, la Profeco los ha frenado, les impide aumentar el precio del kilogramo por encima del precio promedio en la zona.
Asimismo, señaló que los ayuntamientos no les permiten diversificar sus productos, cuando las tiendas de conveniencia expenden todo tipo de mercancías, y tortillas.

"En la parte sur del estado la inseguridad nos pega; algunos de los compañeros con los que vengo han cerrado negocios, me  comentan que veinte”. Antonio Vázquez, representante del gremio

Registro.  El Consejo de la Masa y la Tortilla estima que en la entidad hay dos mil 800 establecimientos registrados en el estado.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]