Luego de que un pitbull fuera dejado en un refugio por su familia, el perro lloraba en su jaula, de acuerdo a lo reportado por los encargados del lugar. 

La antigua familia con la que vivía  Blue King se mudó y lo tuvo que entregar al refugio, donde tenía muchas posibilidades de ser sacrificado. 

El perro no quería comer y solo seguía llorando y mirando a través de los barrotes.

Después de publicar un video, Blue consiguió un nuevo hogar, sin embargo el perro parecía 'triste y deprimido'. "Ni siquiera me observaba, todos los demás perros hacían contacto visual y movían la cola, pero él no se levantaba, no venía a verme”, señaló Jennifer McKay. 

Jennifer quería adoptarlo inmediatamente, pero el refugio tenía primero que realizarle una prueba de temperamento, así que tuvo que esperar un poco más. 

La mujer acudió varias veces a verlo hasta que Blue comenzó a mostrarse más alegre y sonriente. El refugio tardó una semana en tomarle la prueba de temperamento, pero por fin hicieron click y ella pudo llevárselo a casa.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...