LA ÚLTIMA, del año, y nos vamos, con la fe de que el próximo 2019 será generoso con los morelenses, en todos los sentidos, a partir de la salud, porque sin ella el resto pasa a segundo término de importancia ¿que no?

Cierra esta noche un 2018 que fue prolijo en noticias determinantes para el futuro nacional, estatal, municipal, especialmente por el fin de las administraciones de los tres niveles de gobierno, y la llegada de otras.

Termina un ciclo que deja atrás episodios, los más, infortunados, por representar el ataque a la integridad humana, incluso por encima de la mayor preocupación histórica que ha sido la carencia de recursos económicos.

NO ES suficiente saber que Morelos ya no es líder en secuestros, extorsiones y homicidios dolosos, así como en otros delitos a los bienes de las personas, porque basta sólo un caso para causar dolor y coraje.

Duele atestiguar que muchos jóvenes morelenses no quieran o no puedan tomar la ruta iluminada del estudio y luego la actividad laboral legal, sino que opten por el camino oscuro de la delincuencia, del mal.

Ofende además la falta de oportunidades de una vida mejor para muchos morelenses, que subsisten con lo mínimo y no tienen a la vista algún referente de bienestar para sí y sus descendientes. Lamentable.

VIENE YA, sin embargo, una nueva oportunidad para revertir todo aquello que cala y para multiplicar lo que sí ha abonado a una mejor calidad de vida entre los morelenses, con un necesario cambio de todos.

Sí, es tarea de todos construir un mejor Morelos, la obligación de no asumir la comodina postura de esperar que el gobernante haga todo, sino hacer que cada uno desde su posición contribuya al objetivo común.

Vale pretextar el inicio de año como arranque de una nueva actitud de derecho y obligación ciudadana frente a todo funcionario de los tres órdenes de gobierno, sin afanes aviesos, personalistas, rupturistas…

SIRVA LA ocasión para desear el mejor de los años a todos quienes aquí vivimos, con la fe de la que hablaba la escritora y activista Hellen Keller: “… es la fuerza por la cual un mundo destrozado emergerá a la luz”.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1


Loading...