FUE TAN salvaje el garrotazo que le pegó la dirigencia nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a sus dirigentes y militantes en Morelos, que estos todavía andansiguen como zombis…

No le gustó al líder estatal morenista Gerardo Albarrán ni a casi toda la tropa que los “ayuntaran” para elecciones de junio con los del Partido Encuentro Social (PES), pero no han atinado a decir ‘esta boca es mía’.

Bueno, ni ha sido necesario que los morenos levanten la voz, porque su líder nacional Mario Delgado ayer mismo lanzó otro coscorrón, para los que no han entendido eso de la “lealtad ciega” pedida por AMLO.

HABRÁ QUE ver si alguien en Morelos se pone “el saco” de lo dicho ayer por el presidente de Morena sobre las decisiones que recién ha tomado en todo el país, incluyendo el Estado de Morelos, cómo no:

“Hay que hacerlos entender que en Morena no se lucha por cargos, se lucha por el proyecto de la transformación”, dijo en un primer batacazo Mario Delgado. Alias, la voz de la tropa no es el proyecto. ¿De quién?

Más: “… hubo mucha gente que llegó en 2018 y otros que se ha venido sumando, pero no alcanzan a entender la dimensión del movimiento y (…) les gana la ambición personal”. ¿Quién llegó en el 18?

PARA LO que toca a Morelos, lo de “proyecto de transformación” no suena a principio ideológico sino pragmatismo electoral, por la línea de pensamiento de su aliado ocasional el evangelista Encuentro Social y…

Porque las alianzas, coaliciones y candidaturas comunes vienen de la época del periodo neoliberal, que tanto reprueban y que de cierto lo están reproduciendo, sin su anterior aliado PT y sí con el ex priista Panal.

La experiencia electoral del ’18 para la tropa morenista de Morelos sin duda fue aleccionadora, no así para su dirigencia nacional, con lo que se reconfirma la “importancia” que representan los de acá para el centro.

CORREN LAS horas para conocer si la dirigencia y bases de Morelos del movimiento lopezobradorista proceden jurídicamente para echar abajo las candidaturas comunes con el PES o apechugan, contra su naturaleza.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1