VAYA posición tan comprometida en la que pone el fallido ex candidato a la alcaldía de Jojutla, Gerardo Sánchez Mote, a su pequeña hija la diputada local del Partido Humanista, Cristina Xochiquetzal Sánchez Ayala.

Buena cría, ella la echa valor-inocencia al defender que no es un acto de nepotismo que de pronto su padre aparezca como Jefe de Adquisiciones del Congreso, mientras mundo y medio se le va encima.

Por el buen desarrollo de la carrera política de la novel diputada local y por mera cuestión ética, no debería descartarse que don Gerardo de un momento a otro dé un paso atrás y presente renuncia irrevocable.

POR cierto, con eso de que aparte de la pequeña Cristina Xochiquetzal hay otros diputados que parecen cultivar al trueque político, en las insolentes redes sociales ya empieza llover candela a la actual Legislatura.

Alias, pronto, muy pronto la etiqueta de “la peor legislatura en la historia de Morelos” que cargaron los de la reciente LIII empieza a descender en las personas de los diputados que están en funciones.

Ahora que ya mero termina el primer periodo de sesiones ordinarias del primer año, un arqueo sobre el trabajo legislativo puede dejar muy mal parados a los diputados, aparte de sus jaloneos improductivos para el pueblo.

EL talante afanoso con que algunos diputados domésticos trabajan en aras de remover a los fiscales general y anticorrupción, mientras que otros asuntos van relajados, no acaba de prestigiarlos bien a bien.

Tampoco, que el tema de prerrogativas adicionales a su dieta o salario se mantenga en sigilo, como si fuera un tema de investigación judicial que debe mantenerse reservado para no entorpecer el debido proceso...

No, la mejor ruta es en otro sentido, el de la transparencia y rendición de cuentas claras de cara a la sociedad, en principio a través de su por ahora inactivo sitio web y, más aún, con menos retórica y más verdad.

DE lo que no hay duda es que si se pensó que con bajar de 30 a 20 el número de diputados facilitaría el diálogo como instrumento para el encuentro de consensos, ahora se ve que la cosa no ha variado mucho.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1