EN OCASIÓN del día nacional por excelencia, hoy el país se muestra más dividido que nunca, no más en los aspectos económico, religioso, educativo, cultural, deportivo, sanitario u otro, como en el político. 

En busca del argumento positivo podrá decirse que es un éxito del ambiente democrático que viven los mexicanos en estos días; desde otro ángulo podrá entenderse que la confrontación es factor debilitante. 

¿Los mexicanos en México viven en mejores condiciones que hace un lustro, una década, 50 años? Tal vez sí, como también es probable que en ningún caso sea integralmente satisfactorio, la discrepancia es clara. 

HOY ES día de conmemorar el Grito de Independencia y por mucho ha de ser el más atípico en casi un siglo, porque a la creciente división de concepciones políticas se sumó la pandemia por el nuevo coronavirus. 

Si hay algún símbolo que puede convocar y lograr la unidad social es justamente la conmemoración de la Independencia nacional, pero en esta oportunidad la confrontación política ha avanzado demasiado lejos. 

La unidad nacional, donde puede haber divergencia y tolerancia, hoy difícilmente estará en la conmemoración independentista, porque ha profundizado una lucha abierta entre pros y contrarios hacia la 4T. 

LA CONFRONTACIÓN hecha discurso mañana a mañana desde la cúpula del gobernante se multiplica a nivel terrenal entre gobernados, en categorías generalizantes de “chairos” y “fifís”, sin medias tintas. 

Y es justamente a nivel terrenal donde se han visto situaciones que en cualquier otro tiempo se creería imposible, como que dos hermanos se alejen y dejen de hablar porque uno es “amlover” y otro es “neoliberal” 

Se conoce de amistades que han sido armónicas durante más de 40 años y que en la crítica sobre el hacer y no hacer de la 4T se han ido al caño, convencidos unos y otros que su verdad es incuestionable. 

HOY TOCA un Grito de Independencia entre parcial, por la divergencia entre muchos mexicanos, y a medio pulmón, por el riesgo sanitario que implica la multitud reunida en una plaza pública. Tiempos de transformación.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1