EN TODO el año 2019 se promedió la comisión de entre 17 y 18 asesinatos cada semana en todo el territorio de Morelos, una cifra que no se disparó con relación a años previos, pero ello no sería un consuelo.
En recientes siete días la situación fue muy mala en ese tipo de delito, porque se reportaron 20 casos, algunos de los cuales tomaron mayor relevancia en la comunidad por su amplio manejo en redes sociales.
Es decir, la percepción de inseguridad se fue a las alturas, aunque las cifras que hoy se presentan no distan mucho de otros tiempos, tal vez porque cada día es más fácil visibilizar, incluso estos casos con detalles.
AYER mismo se esperaba, entrada la tarde, la actualización de la estadística del Sistema Nacional Nacional de Seguridad de la Segob relativa al cierre de enero, pero habrá que abordar el lunes al detalle.
A reserva de lo anterior, ha de comentarse que con base en datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana federal en los hechos no hay un crecimiento drástico de homicidios, sin embargo…
Los seis homicidios dolosos que se presentaron el miércoles reciente alteraron los nervios de la sociedad, en forma más intensa que en otras jornadas que incluso se ha superado esa cifra de hechos rojos.
Del jueves 13 al miércoles 19 recientes se perpetraron 20 homicidios dolosos en Morelos, siendo el día 15 otra fecha trágica con 4 de ellos, pero la indignación no caló tan hondo como por lo sucedido el día 19.
Resulta muy lamentable que por más que las autoridades nacionales, estatales y municipales hacen lo que pueden contra este flagelo, al final el nivel de inseguridad no cede, mientras en la percepción se desborda.
Brotan naturales las acusaciones, acaso como una suerte de catarsis al lamentable ambiente, sin embargo por sí no generan mucho de cara a la necesidad de hallar “algo” que rompa con la inercia de las desgracias.
LA GUERRA mediática de los “fifís” y los “chairos”, de la rifa del “no avión” y otras hierbas tal vez sirvan para desahogar frustraciones y logros, pero en poco, muy poco, abonan al verdadero interés social. Mala cosa.

Por: E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1