¡AH, QUÉ románticos tiempos, aquellos cuando se pensó que todos los males habidos y por haber en el Congreso del Estado de Morelos se solventarían o evitarían con la fórmula mágica de la paridad de género!

Pues no, hoy se encuentran evidencias que por ahí no va, tal vez porque los buenos resultados en el trabajo legislativo -como en muchos otros órdenes de la vida- no dependen de género sino de capacidad.

Y hete aquí que en una LIV Legislatura compuesta por 14 diputadas y 6 diputados, el trabajo marcha a ritmo de tortuga reumática y con una buena cantidad de obstáculos, puestos por sus mismos integrantes.

AQUÍ DOS casos de riesgo de conflictos mayores para los diputados domésticos, que reside en dos decisiones tomadas con cuestionable falta de apego a la técnica legislativa y que afectaría a todos por igual.

Dicen, los que dicen que saben, que hay peligro de destitución de las 14 diputadas y los seis diputados por la forma en que se aprobó la modificación al Presupuesto 2019 para destinar unos $26 millones al TSJ.

El acuerdo no se dio con mayoría calificada y al atacarse jurídicamente podría ser invalidado, al tiempo que representaría un desacato a la  resolución de la Suprema Corte por los $26 millones, y los destituiría.

EL OTRO asunto de peligro es el cuestionable nombramiento de una nueva encargada de despacho de la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización, sin que se hubieran respetado los principios legislativos.

Alias, la división de grupos en el Congreso provocó el acuerdo parcial de remoción de un encargado de despacho y el nombramiento de otra, lo cual también combatido jurídicamente y puede generarles otro palo.

En obvio de que la titularidad de la ESAF es una posición estratégica en términos de control político, en una de esas la decisión en torno a ella le explota no a una de las facciones beligerantes, sino a ambas.

POR CIERTO, si le rascan al tema de las “aviadurías” en la ESAF, es probable que salga raspado más de un grupo; incluso, hasta podría develarse un viejo modus operandi no solo ahí, sino en otras áreas más.

 

opinion@diariodemorelos.com

Twitter: @ezapata1