TAL cual, quincena de fuego, ambiental y de inseguridad, al acumular Morelos 25 denuncias de homicidio doloso, pero que en otras fuentes la cifra es de 35, lo que como quiera que sea resulta preocupante.

Cierto que el caso más escandaloso fue el miércoles 8 porque se dio junto a Palacio de Gobierno, a plena luz del día, con reporteros a literalmente unos centímetros, pero no ha sido la peor de las jornadas.

Aunque la Seguridad Ciudadana cuantificó cinco homicidios el 10 de mayo en tierra tlahuica, hay otros datos –diría el clásico- que refieren siete en esa tan especial ocasión. Ayer fueron al menos tres. Aquí urge auxilio.

DEL verde al blanco y al rojo pasaron dos-tres sobrevivientes del PRI Morelos la tarde del martes, cuando les llegó una notificación judicial para que paguen algunos adeudos, aparentemente de tipo laboral.

El punto es que el tricolor no sólo está en desgracia político-electoral sino también financiera, producto de multas y, sobre todo, abusos que se cometieron en tiempos de vacas gordas (prerrogativas de dinero público).

Alias, poco a poco se extingue el perfil de “agencia de colocación de empleos” en que fue convertida hasta la anterior dirigencia, donde prácticamente todo el presupuesto se iba en salarios y caprichitos.

LA buena, que la Comisión Federal de Electricidad anunció el convenio “Adiós a tu Deuda”, para que usuarios morosos de tarifa doméstica ya no se preocupen por los saldos y a partir de la fecha entren en regularidad.

La mala, que no es para los que deben en el Estado de Morelos, que por cierto no son pocos, y que aunque así fuera, ese programa no ampararía a grandes deudores como dos-tres gobiernos municipales.

Como sea, el presidente López Obrador, de Macuspana, Tabasco, hace la buena para sus paisanos y habrá nuevas tarifas con base en el nivel de temperatura. Habrá que esperar, porque acá también hace calor…

PUES, ojalá que los 19 huracanes y ocho 14 tormentas tropicales que se pronostican para esta temporada sean tan fuertes para aniquilar los incendios, pero no tanto como para causar inundaciones. Se vale orar.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1