compartir en:

 

Después de las fiestas decembrinas la gente suele quedar en bancarrota. Las posadas, cenas, fiestas, regalos, Santa Claus, viajes, imprevistos, entre otros, dejan a los consumidores con pocos pesos en la bolsa y posiblemente con muchas deudas.
Aunque en diciembre nos bombardean con ideas de cómo cuidar el aguinaldo para que no se esfume en el aire, la realidad es que muchas veces no podemos hacerlo y nos encontramos con algunos problemas económicos en enero.
Para sobrevivir la cuesta de enero, a continuación damos consejos prácticos.

No olvides las deudas
Lo que más nos afecta cuando tenemos deudas es que nos olvidamos de los días de pago, sean con intereses o sin ellos, siempre nos llega el cobro cuando tenemos menos dinero. Haz una lista de todo lo que debes y según tus entradas ve pagándolas poco a poco.

Fíjate por dónde se va el dinero
Deja la flojera a un lado y hazte el hábito de registrar lo que compras, ya sea apuntando en listados los gastos diarios o guardando tus tickets y por semana hacer cuentas... como creas que te funcione; el objetivo es saber cuánto gastaste y en qué.

Paga en automático
Todo lo que tenga una factura se puede pagar automáticamente de una tarjeta o cuenta que tengas con dinero. Así evitas gastar más por los intereses y te genera un buen historial crediticio, excelente por si quieres comprobar solvencia o tramitar un crédito más fuerte.

Compara antes de comprar
Desde el súper hasta una compra grande. Si comparas los precios te darás cuenta de que puedes ahorrar más de lo pensado o comprar más por el mismo dinero, y aunque suene a comercial, en verdad que funciona.

Haz tu guardadito
Si no confías en la alcancía o el cochinito, abre una cuenta donde fielmente cada quincena (o cuando te paguen) deposites una cantidad fija. Eso te servirá para planes futuros o para emergencias.
Pero que sea una cantidad que no te haga falta para cosas importantes, como la comida.

Dinerito extra
Si tienes tiempo y habilidades especiales, aprovéchalos para conseguir efectivo extra. Elaborar manualidades y venderlas o trabajar como free lance... lo que sea que te genere ingresos, que no interfiera con tu trabajo y que no te quite mucho tiempo en tus ratos libres.