Ante la presencia del Gobernador del Estado, Cuauhtémoc Blanco Bravo y de la Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado María del Carmen Verónica Cuevas, dio inicio el segundo periodo de sesiones de la legislatura local, en el cual hubo de todo, y la serie de declaraciones de los diputados y de la sociedad civil que nos dan una idea clara de lo que es el Congreso.

Por lo pronto, el codirector de la Asociación Civil “Morelos Rinde Cuentas” descalificó a la legislatura cuando dijo que “la actual legislatura no representa a la sociedad; por el contrario, es conocida por opaca, cara y poco funcional”.

El investigador enfatizó que los diputados tuvieron retrasos de más de dos horas para iniciar las sesiones en el Salón de Plenos; además, señala que han “faltado transparencia, acuerdos y trabajo al interior de las Comisiones Legislativas.

“Un mal primer periodo sesiones y nos parece que este segundo periodo tiene que ser mejor; la división en el Congreso es la consecuencia de sus malos resultados, que son pocos y pobres porque anteponen intereses en las iniciativas que debieran ser en beneficio de la ciudadanía”, opinó.

Comentó que, con el arranque del segundo periodo de sesiones, se espera que existan coincidencias entre los congresistas para sacar los temas pendientes, como el castigo a sus antecesores por presuntos excesos.

La situación es tan grave que los mismos legisladores criticaron a sus compañeros de legislatura de una manera por demás grave en sus intervenciones ante el pleno.

En su intervención, Rosalina Mazari Espín, del Partido Revolucionario Institucional, dijo que, desde la toma de posesión de este órgano colegiado, subyacen las diferencias, “las ambiciones y los caprichos”; pugnó por desterrar los “apetitos personales” de algunos de sus homólogos, sin dar nombres.

Recalcó que el paquete financiero 2019 se aprobó al margen de la ley, sólo por el G-15. Expuso que hay pendientes, como la resolución definitiva de las pensiones “doradas”.

Su par, Naida Josefina Díaz Roca, del Socialdemócrata, denunció que algunos parlamentarios (sin precisar generales) sirven a intereses externos. Rosalinda Rodríguez Tinoco, de la Revolución Democrática, añadió, en ese sentido, que este Congreso se aferró a ambiciones e intereses de índole monetario: “El pueblo es sabio y observa”. Eso ha creado un Poder Legislativo “frágil”, donde no hay consensos ni liderazgo: “fueron meses de división, solamente”. Llamó a corregir excesos.

La verdad es que la legislatura ha realizado un pésimo trabajo en el primer periodo de sesiones y todo mundo en el estado está inconforme con su actuación.

Las críticas vienen de todos los sectores, el presidente de Canacintra Jorge Matar dijo que cuando mucho alcanzaría un seis, ya que ha sido improductiva la legislatura en el primer periodo. Así, las criticas continúan de unos y de otros; lo grave es que los propios legisladores sean los que se critican, pero no se ponen de acuerdo en lo que tienen que hacer.

La división, a pesar de la visita del líder del senado Ricardo Monreal, que parecía que sería el inicio de un cambio de actitud al menos de la mayoría de los legisladores, no rindió los frutos esperados.

El investigador de “Morelos Rinde Cuentas” fue claro al explicar que con el arranque del segundo periodo de sesiones se espera que existan coincidencias entre los congresistas para sacar los temas pendientes, como el castigo a sus antecesores por presuntos excesos, que es algo que está en boca de todos y que la ciudadanía exige, pero que los legisladores están más pendientes de pelearse las comisiones y los espacios en el Congreso que de lo que la ciudadanía opina.

Mal inicio de una legislatura en la que se tenía puesta la esperanza de que resolviera muchos de los problemas y, sobre todo, que acabara con los actos de corrupción de la legislatura anterior; pero, al parecer, ni quieren o, más bien dicho, no saben cómo hacerlo. Por eso, lo primero debería de ser que se pusieran de acuerdo para la agenda legislativa que es un desorden, razón por la que navegan sin rumbo y sin dirección. Qué grave para Morelos. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León

[email protected] / Twitter: @teolavin