CUERNAVACA, MORELOS.- En este año la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), campus Chamilpa, ha registrado acontecimientos que han ocasionado preocupación entre estudiantes y padres de familia.

A mediados de agosto, estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas fueron desalojados y suspendieron actividades porque, oficialmente, se registró una falla eléctrica debido a las lluvias registradas.

Sin embargo, estudiantes señalaron que los profesores estaban muy nerviosos y les exigían retirarse rápidamente. Posteriormente, surgió la versión que, a través de redes sociales se anunció que habría un supuesto ataque armado por parte de estudiantes, lo que ocasionó que las clases se suspendieran durante tres días.

Al respecto, Gustavo Urquiza Beltrán, rector de la UAEM, dijo “el informe que me pasaron fue que por las lluvias había una falla eléctrica y por eso desalojaron; después me comentaron, no de manera oficial, de una posible amenaza de un estudiante a un profesor, pero se investigó y no pasó a mayores, al parecer se trató de una broma del chico en sus redes, no ha habido ningún riesgo, pero está atenta la directora de la Facultad”.

El pasado ocho de septiembre, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales se registró una amenaza de bomba, por lo que la Coordinación Estatal de Protección Civil y elementos de la SEDENA, realizaron un recorrido por la zona sin encontrar ningún artefacto explosivo.

El cinco de mayo, de este mismo año, alrededor de 150 personas que se encontraban en los polideportivos fueron desalojadas tras recibir una amenaza de bomba. Tras una inspección en la zona no se encontró nada y, todo quedó en una falsa alarma.

En septiembre de 2019, se registró una llamada anónima al número de emergencias en el que se reportó una bomba en las instalaciones del Centro de Investigaciones Químicas y el Centro de Investigaciones en Ingeniería y Ciencias Aplicadas. 

Antecedentes. En septiembre de 2019 también se realizó una llamada falsa sobre un artefacto explosivo.

De la CES

Los artículos 5 fracción XII, 10 fracción V, VI, VII y, 36 del Reglamento Interior de la Comisión Estatal de Seguridad Pública, señalan que se impondrá de tres meses a dos años de prisión y una multa de 10 a 100 días de salario mínimo, a quién de forma dolosa realice bromas, insultos o amenazas.

Por: Marcela García / marcela.garcia@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado