Algo peculiar en la historia de Santiago Román, en el futbol, fue que en un inicio el fut no le gustaba. Fue poco a poco que se terminó enamorando.

“Aquí en Cuernavaca, el primer lugar donde jugué fue en una escuela que se llama Paredes Soccer, estuve unos seis meses. Luego dejé de jugar. A los 6 volví a jugar en mi escuela y a los 8 ya jugaba en el Real Madrid Cuernavaca, jugué un torneo en Puebla en el que salimos campeones.

“Después, un profe me dijo que había posibilidad de ir a hacer pruebas a Pumas. Fui, me quedé, como a los 9 o 10 años. Estuve de los 9 a los 14, jugué dos torneos en Estados Unidos, dos campeonatos Sub-13, en uno quedamos subcampeones.

“Después tuve una lesión muy larga en Pumas, estuve año y medio parado por un tema de la rodilla. Me vine para Cuernavaca y a los 15 entré al Zacatepec de ‘Teco’ Lara, ahí estuve un año. Después, decidí hacer pruebas en Puebla, en la primera no me quedé. Me seguí preparando 6 meses, volví a ir y me quedé”, dijo.