Queda claro que el fichaje de Oribe Peralta a Chivas procedente del América no le agrado nada a la afición rojiblanca. Lo anterior quedó de manifiesto en la ausencia de aficionados en el arribo del “Cepillo” a Guadalajara.

Peralta partió esta mañana de la Ciudad de México con dirección a la que será su nueva casa por los próximos tres años y, pese al ruido que hizo su traspaso, ningún hincha se dio cita en el Aeropuerto tapatío para darle la bienvenida al nuevo refuerzo.

 

Aunque también hay que indicar que la directiva del chiverío, en conjunto con las autoridades aeroportuarias, instrumentó un operativo como si el aterrizaje de Peralta se tratara del de un jefe de estado, ya que este salió por una puerta alterna sin que ningún periodista pudiera tenerlo cerca.

Después de varios minutos de que su avión llegara a suelo tapatío, el ex azulcrema fue visto mientras abandonaba el aeródromo abordo de una camioneta blindada y acompañado de su agente, Salvador Necochea, además de un chofer dispuesto por el Rebaño Sagrado para la ocasión.

 

Llueven críticas a José Luis Higuera.

El llamado “Hermoso”, cuyo punto cumbre en su carrera fue la consecución de la medalla de oro en Londres 2012, se convirtió en refuerzo de Chivas este lunes en lo que probablemente sea la contratación bomba de este verano.

 

Sin embargo, el que tenga 35 años de edad y un pasado con el archirrival deportivo causaron que la nación rojiblanca criticara fuertemente a la directiva que comanda José Luis Higuera, máxime porque desde el inicio de la era Jorge Vergara (2002) ni un sólo futbolista de las Águilas había pasado directamente al redil ni viceversa.