Con poco más de seis metros del altura y casi una tonelada de peso, un niño Dios gigante rompió las redes, al viralizarse las imágenes de su existencia.

 

La figura religiosa pertenece a la parroquia de la Epifanía del Señor, en la comunidad Zóquite del municipio de Guadalupe en Zacatecas y fue elaborada por artesanos originarios de Chimalhuacán, Estado de México.

Ahí, en la periferia de la Ciudad de México, el artesano Román Salvador Barrueto y su equipo crearon la enorme figura, a la que le pusieron pelos de caballo para recrear sus pestañas.

De acuerdo con información de ADN40, el creador de la idea es el padre Humberto Rodríguez, sacerdote de la Parroquia de la Epifanía del Señor, quien nunca imaginó que las medidas del templo que dirige darían la pauta para que la imagen, de 6 metros con 58 centímetros, se convirtiera en la más grande representación del nacimiento de Cristo.

“El espacio que hay en la iglesia es de ocho metros del techo al piso y bueno yo encargué una imagen de seis metros y medio, no tuve yo nunca la finalidad de que fuera el niño más grande del mundo, simplemente se adaptaba al tamaño de la parroquia, del templo y bueno ya cuando está hecho empiezo yo a estudiar los diferentes niños del mundo para darle el tono del rostro pues me doy cuenta que el niño más grande del mundo estaba en Nezahualcóyotl.

Todavía hasta ayer, medía cinco metros, había otro niño en Alemania de cuatro metros y así en diferentes partes del mundo y nos damos cuenta. Anoche lo medimos, con su piernita así como la tiene mide seis metros con 58 centímetros”, detalló el sacerdote.

El párroco asegura que la escultura traerá orgullo a los habitantes de la comunidad, además de ser un atractivo turístico para la región y potenciador del turismo religioso.

Algunos memes del niño Dios gigante

Usuarios de redes hicieron uso de su imaginación para poner al singular personaje en situaciones y escenarios que van desde lo chusco, pasando por lo inverosímil hasta llegar a lo que algunos califican de sacrílego.

Los internautas jugaron con el tamaño del niño Dios gigante y lo combinaron con la fantasía.