Andrea Carrillo, una joven de 20 años del Estado de Yucatán, México, recibió una brutal golpiza por parte de su esposo, un maestro karateca identificado como Christian Contreras

 

 

Los gritos de auxilio de la mujer alertaron a los vecinos, que se apresuraron a llamar al 911. Hasta la zona se desplazaron los servicios de emergencia, que atendieron las delicadas heridas de Andrea antes de trasladarla al hospital, donde hoy se recupera.

 

 

Familiares y amigos han pedido justicia para la víctima, que presenta hematomas por todo su cuerpo como consecuencia de las bestiales patadas y puñetazos que le asestó su esposo. Además, y según las últimas informaciones, el agresor se habría ensañado con Andrea golpeándola con una madera y rompiéndole la nariz.

 

 

Hoy viernes Christian Contreras fue puesto a disposición judicial para la audiencia de detención e imputación. Con el fin de exigir justicia para Andrea, un grupo de personas se concentró en el exterior de la Fiscalía General del Estado de Yucatán.

La directora del Instituto para la Igualdad entre Hombres y Mujeres (IPIEMH), María Herrero Páramo, aclaró que la víctima ya recibe tratamiento psicológico, así como apoyo de seguridad pública y asesoramiento jurídico.

 

Según explicó Herrero, la intervención a tiempo de los agentes de seguridad pública evitó "consecuencias aún más lamentables".  Además, precisó que tanto la fiscalía como el instituto de la mujer están investigando la agresión.