Cuernavaca, Morelos.- En México, el 71 por ciento de sus habitantes, en algún momento del día se conectan a internet y lo más peligroso es que muchos de los usuarios tienen seis años de edad, lo cual los vuelve altamente vulnerables a las actividades criminales, a través de las tecnologías de la información, afirmó Victoria Alva Lugo, egresada de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (FDyCS) de la UAEM.

En la conferencia virtual “La regulación de datos personales, vida privada y privacidad: derechos humanos de la mujer en la 4ª revolución industrial”, la académica señaló que la pandemia nos ha mostrado los beneficios y perjuicios de las tecnologías de la información, comunicación e informática; por una parte, han permitido continuar con las actividades,  pero al mismo tiempo coloca en un grado de vulnerabilidad cibernética.

“Estamos en una nueva revolución industrial, la cuarta en su tipo, que toma como base las tecnologías y por ello, los datos han adquirido un valor dentro y fuera de las economías, es incluso más importante, en términos económicos, que productos como el petróleo”, dijo.

Proteger derechos

La especialista en Derecho Internacional y Protección de Datos Personales, recalcó que es fundamental que todas las mujeres, niñas y adolescentes, sepan proteger sus derechos y conozcan que tienen acceso a su protección, también a través de medios digitales.

Dijo que los delincuentes se valen de nuevas tecnologías, como los dispositivos móviles de comunicación, para cometer delitos como pornografía infantil, fraude, extorsión, falsificación, robo de información, alteración de información, espionaje, secuestro y amenazas, entre otros, aunque han existido, en la mayoría de los casos, antes de la invención de los medios de comunicación.

Recomendó que para evitar ser víctima de un delito, hay que proteger la identidad digital, configurar la privacidad de las redes sociales; no usar el nombre completo como usuario y evitar el apellido; configurar el alcance de las publicaciones para que las lean personas autorizadas; monitorear el nombre propio y de los hijos e hijas en los buscadores para saber qué información tiene internet disponible; establecer contraseñas seguras; evitar descargar e instalar software y aplicaciones de tiendas no oficiales, ya que pueden contener códigos para espiar, robar información. 

Vulnerabilidad. Los datos han adquirido un valor dentro y fuera de las economías.

Por: Redacción Ddm / local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado