compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Actualmente los productos del campo morelense se están exportando a diferentes partes del mundo, la mayoría de las ventas se concentran en el mercado estadounidense; sin embargo, en estos últimos años la plaza canadiense está ganando terreno adquiriendo las cosechas de
la entidad.

De 250 a 300 millones de pesos anuales lo que representan las exportaciones hacia Estados Unidos, el mercado cada vez es más diversificado para los cultivos del campo morelense, según datos de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del estado.

“El mercado canadiense viene sustituyendo al de Estados Unidos, muchos de los productos que por alguna razón no se quedan en el mercado americano, se van al mercado canadiense, donde ya se tienen acuerdos con empresarios muy importantes interesados en llevarse los productos del campo morelense a su país”, explicó Roberto Ruiz, titular de Sedagro.

Señaló que si llegara a existir algún tipo de problemática para enviar productos de Morelos hacia la Unión Americana, Canadá podría acaparar esa producción, debido a que existen lazos importantes con aquél país, que ha mostrado disposición por adquirir los frutos de tierras morelenses.

Tan sólo el año pasado, salieron del estado cinco mil 676 toneladas de productos alimenticios y 225 mil 900 toneladas de ornamentales, con rumbo a diferentes destinos del mundo, tales como Canadá, Estados Unidos, Hong Kong, Corea del Sur, Tailandia, Singapur, entre otros.

Por ahora, dijo el secretario de Desarrollo Agropecuario, no se han presentado afectaciones en exportaciones hacia Estados Unidos, ya que aún no se han ejecutado disposiciones oficiales del aquél gobierno.

Productores de la zona oriente  aún resienten las pérdidas que se presentaron en sus cosechas el año pasado; temen que en este nuevo ciclo agrícola no se puedan recuperar para saldar deudas y recibir ganancias.

Entre otras problemáticas que atravesó el campo en Morelos están las plagas, granizo, mal precio de productos, temporada de lluvias fuertes y atípicas, puntualizaron los agricultores, quienes argumentaron que necesitan recursos para invertir nuevamente en este año.

“Debido al mal temporal y las plagas, lo que llegamos a cosechar únicamente nos sirvió para pagar una parte de las deudas que arrastramos del año pasado y apartar otro poco de dinero para volver a invertir en este año que inicia”, expresó José Ascencio, productor de maíz.

Algunas de las cosechas que presentaron mayores pérdidas fueron maíz, frijol, amaranto y cacahuate, entre otras. El campo en esta zona depende de la temporada de lluvias, debido a que es ‘temporalera’, directamente del clima, donde muchos no cuentan con agua de riego.

“Apenas pagamos una parte, estamos preocupados por cómo le vamos a hacer en este nuevo ciclo agrícola, de donde vamos a sacar porque el poco dinero que nos quedó es para comer y para pagar deudas de créditos que pedimos”, precisó.

Ante esta situación, los trabajadores de la tierra piden al gobierno del estado que voltee directamente con las personas que se dedican y dependen del campo. 

Ante esta problemática, los hombres del campo solicitan apoyos para que este ciclo agrícola se favorable en sus cosechas.

Por: Guillermo Tapia
[email protected]