Posiblemente esta Navidad Santa Claus tenga que buscar un remplazo para transportarse y entregar regalos...

El problema es que 106 renos murieron atropellados por trenes en pocos días en el norte de Noruega.

Cuarenta y uno fueron atropellados en varios accidentes entre el miércoles y el viernes y 65 el sábado, cuando un tren de mercancías mató de golpe a los renos que se encontraban en una vía férrea, según la radio noruega NRK.

Estoy tan enojado que me da vueltas la cabeza", declaró a la emisora de radio el propietario del último rebaño afectado, Ole Henrik Kappfjell.

Es una tragedia animal absurda, es una pesadilla psicológica lo que vivimos", agregó.

Las imágenes del accidente del sábado fueron captadas por un documentalista, Jon Erling Utsi.

En sus fotografías se pueden observar a los animales despedazados en la nieve, algunos de ellos heridos, por lo cual los tuvieron que rematar de un disparo.

Era una pesadilla verlo", declaró a la emisora noruega.

 

Lo peor son los animales que no murieron en el accidente. Yacían ahí, sufriendo. Era un baño de sangre de varios kilómetros".

Conforme a la agencia France Press, unos 250 mil renos viven en estado semidoméstico en Noruega, la mayoría en el norte del país.

Los ganaderos conducen en estas fechas sus rebaños hacia los pastizales de invierno, una zona llena de peligros: riesgo de accidentes con coches o trenes o ahogamientos.

Debido a las dificultades para mantener al rebaño unido, los pastores a menudo alertan a las compañías de tren de sus movimientos para evitar atropellos.