Una joven madre china sufrió un infarto que estuvo cerca de terminar con su vida debido al fuerte estrés que sintió al ver que su hijo no lograba entender su tarea.

De acuerdo al medio Sin Chew Daily, la mujer, nombrada Wang, se encuentra muy comprometida en el desarrollo académico de su hijo, por lo que cada noche lo apoya a hacer sus tareas.

Sin embargo, una noche, por más que lo intentaba, el niño no lograba entender cómo solucionar el problema matemático que tenía por tarea.

Esta situación sembró la ansiedad en la madre, quien intentó aclararle a su hijo en repetidas ocasiones, pero a medida que veía que él no entendía su desesperación incrementaba.

"Traté de explicarle muchas veces. Pero todavía no podía responder correctamente. Empecé a enojarme y me dieron ganas de explotar", contó.

Pronto el enojo se apoderó de ella y empezó a sentir malestar físico. Fue ahí cuando se espantó y decidió llamar a su esposo.

"De repente, me sentí nerviosa y sin aliento. Llamé rápido a mi esposo y le pedí que me llevara al hospital."

En el hospital, el médico que la atendió le explicó a la Sra. Wang que había sufrido un infarto de miocardio, es decir, una ataque cardiaco, debido a un duro impacto emocional.

Le explicí que de no haber asistido al nosocomio a atenderse, habría perdido la vida a origen de un paro cardíaco.

Según especialistas, estas situaciones son más comunes de lo que se piensa, especialmente en madres jóvenes que se angustian demasiado por el desempeño académico de sus hijos, lo que culmina por causarles un desequilibrio emocional y estrés.

Por fortuna, el incidente de la Sra. Wang no pasó a mayores, aunque se desconoce si su hijo logró finalizar su tarea.