CUERNAVACA, MORELOS .- A partir de este lunes regresan los eventos sociales en jardines y salones, después de casi seis meses de suspensión de actividades por el COVID-19. 

En las últimas semanas los representantes de las asociaciones que aglutinan a las empresas del segmento de Turismo de Bodas en el Estado estuvieron gestionando ante la Secretaría de Turismo y Cultura (STyC) el avance del semáforo epidemiológico para ellos. 

No lograron la apertura en semáforo naranja, como los balnearios, pero en su lugar, el semáforo amarillo llegó más pronto de lo estimado y a tiempo para prepararse para su principal temporada del año, en la nueva normalidad.

La noticia, anunciada desde el viernes anterior por el titular de la Secretaría de Salud, permitirá que los jardines y salones para eventos sociales reinicien actividades al 60 por ciento de su capacidad instalada y con el compromiso de acatar las medidas de higiene y sana distancia para evitar el contagio del coronavirus. 

Tan sólo la Asociación Morelense de Espacios para Eventos (AMEE) cuenta con 120 jardines agremiados, los cuales generan 840 empleos formales directos y 89 mil indirectos, por la contratación de empresas banqueteras, hoteles, florerías, músicos, entre otras. 

Los datos anteriores son una muestra de la importancia que tiene este sector en la economía y la relevancia que cobra el inicio de actividades para la recuperación de fuentes de trabajo, dijo Abdiel Guerrero, director general de capacitación de la STyC. 

El funcionario recordó que propietarios de jardines y trabajadores fueron capacitados para que cumplan sin problemas los protocolos de seguridad sanitaria en el reinicio de sus actividades; pero en especial, deberán tener cuidado en no rebasar los cupos permitidos. 

El semáforo amarillo llega justo a tiempo para que las empresas se pongan al día, en la reprogramación de eventos que no pudieron llevar a cabo por el cierre de espacios, y para que se preparen para la temporada alta de este 2020, de octubre a diciembre. 

 

Efectos del cierre

Cabe recordar que la cancelación de eventos sociales programados conllevó incluso confrontaciones públicas a través de redes sociales, entre prestadores de servicios y clientes, como fue el caso de una mujer de la Ciudad de México que amenazó a su wedding planner por posponer su boda debido a que Morelos continuaba en semáforo naranja. 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ  / antonieta.sanchez@diariodemorelos.com 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado