CUERNAVACA, MORELOS.- Lupita, como la llaman de cariño, dijo estar orgullosa de ser soldado por un día y a pesar de la enfermedad que tiene, afirma que le gustaría ser enfermera militar, por lo que hará hasta lo imposible por cumplir su sueño.
"Me reconocieron como soldado honorario y estoy muy emocionada porque me gusta esto de los soldados; quiero ser enfermera militar porque me gustan los soldados, me gusta operar y todo eso", mencionó.
Karla Guadalupe García Morales, de 13 años, es estudiante de secundaria en la colonia Antonio Barona de Cuernavaca; padece el síndrome de Turner, un trastorno genético que afecta el desarrollo de las niñas, causando baja estatura y problemas en los ovarios, pero ello no le impide mantener una sonrisa y el ánimo de salir adelante.
Durante su nombramiento, la pequeña soldado afirmó que es natural ser diferente, pero cuestionó a las personas que discriminan y critican a las demás personas, al sostener que todos tienen derecho a la igualdad.
Hilda Morales García tuvo a Lupita a los 43 años y considera que es la causa de la enfermedad de su hija;  afirmó sentirse orgullosa de lo que ha logrado y aunque el tratamiento que necesita es costoso, señaló que dentro de sus posibilidades tratar de apoyarla para que sea enfermera militar.
"A pesar de la enfermedad que tiene, nunca pensé en llegar con ella hasta aquí –su nombramiento como soldado honorario-. Su ilusión es ser enfermera militar, ya no hay de otra y yo le dije que sí, pero hasta donde yo pueda, porque la situación está dura y a pesar de todo, muchos maestros me han ayudado", expresó.
Lupita requiere de una inyección de hormonas al día, sin embargo, cada caja con tres inyecciones tiene un costo de dos mil 500 pesos, cantidad que no pueden juntar con facilidad, por ello ha buscado el apoyo.

Ninguno deja de ser persona, incluso aunque presenten algún tipo de discapacidad, cada uno de nosotros en diferentes momentos de nuestra vida hemos tropezado con distintos obstáculos y problemas."   K.arla Guadalupe García Morales, soldado honorario

 

Por: Omar Romero
[email protected]