A pesar de las lluvias, el clima exige refrescarse a habitantes y visitantes de Cuernavaca, y en el zócalo encuentran los tradicionales raspados, de todos sabores y tamaños, para mitigar el calor.
Foto:Valeria Ortega / DDM