Autoridades de California mantienen sus esfuerzos para combatir al menos seis incendios forestales en el sur del estado, que han dejado más de 500 estructuras destruidas, 212 mil residentes desalojados y miles de personas sin energía eléctrica.

El incendio Thomas, que entró en su quinto día de actividad en el condado de Ventura y que sólo ha sido contenido en 10 por ciento, ha destruido más de 53 mil hectáreas, mientras avanza hacia el condado de Santa Barbara.

Este incendio que ha afectado áreas como Santa Paula, Ojai, La Conchita y Lake Casitas ha destruido 401 estructuras y a 81 las ha dañado de forma parcial, mientras que otras 15 mil se encuentran en riesgo. El fuego ha obligado a la evacuación de 88 mil residentes. 

Este siniestro es combatido por más de tres mil 200 bomberos apoyados por 471 camiones cisterna, además de 12 helicópteros y siete aviones tanque, incluido un DC10 adaptado.

El incendio Liberty, en Murrieta, ha sido controlado en 10 por ciento después de destruir seis edificios y más de 242 hectáreas, mientras que en San Diego, el Lilac que se encuentra fuera de control dejó 20 viviendas calcinadas y amenaza a unas cinco mil más.

El presidente estadunidense Donald Trump aprobó la declaratoria de emergencia para California y ordenó la ayuda federal para el área.