compartir en:

Si amaneces con mal aliento, o si tus axilas huelen mal después de hacer ejercicio… ¡no te asustes! Estos olores corporales son completamente normales, y a menos que no desaparezcan después de lavarte los dientes o bañarte, no podrían indicar nada serio.

Olor frutal en tu aliento
El aliento mañanero es una cosa, y el aliento de frutas otro. Si notas un olor frutal en tu aliento puede ser síntoma de cetoaciodis diabética, una condición metabólica que tiene el potencial de ser mortal, pues provoca complicaciones de una diabetes no controlada.

Olor a pescado “ahí abajo”
Aunque el olor vaginal no es agradable, tampoco debería oler a pescado. De hecho, si notas un pequeño olor a pescado ahí abajo, podrías tener vaginosis bacteriana, un cambio en las bacterias vaginales que incrementan el flujo y alteran su olor, especialmente después del sexo.

Olores vaginales anormales
La vulva de cada quien es diferente. Sin embargo, si notas un aroma diferente ahí abajo (que no habías notado antes), consúltalo con tu doctor. Lo más probable es que no sea nada, pero puedes tener una infección o una irritación vaginal.

Mal olor corporal
Algunos problemas internos de salud pueden presentar olores corporales raros. Esto sucede por culpa de una condición seria como enfermedades de hígado o riñón. En estos casos, las personas experimentan olores ofensivos y halitosis.

El sudor huele peor
La gente con hipertiroidismo puede sudar en exceso, resultando así en un incremento de mal olor corporal. Si tu tiroides trabaja de más, este sudor extra podría ser notorio.

Mal olor después de enfermar
Si tu aliento ha empeorado después de haberte enfermado, podría ser que la infección no ha desaparecido. El mal aliento puede ser señal de bacterias en las encías, e incluso una infección nasal crónica.