Una tía de San Luis Río Colorado, Sonora, decidió darle una lecció a su sobrino luego de que, junto con sus amigos, se burlaran de una niña de escasos recursos. 

“Vendo chicles porque humillé a una niña de bajos recursos”, se lee en dos papales que el menor porta en pecho y epsaldas.

La pequeña junta latas de aluminio para ayudar económicamente a su familia.

La tía del pequeño decidió darle una lección colgándole el mencionado cartel y así aprendiera a respetar a los demás, sin hacerlos sentir menos o menospreciar lo que hacen.

 

 

La publicación dice lo siguiente: 

Un mujer en San Luis Río Colorado, Sonora le dio una lección a su sobrino, ya que el día lunes se le hizo muy fácil a él y a sus demás amiguitos humillar a una niña de bajos recursos, qué pasa por las mañanas y tardes a juntar botes para ayudar a su familia a mantenerse.

En pleno sol lo llevaron a vender chicles, con un cartel en el pecho y espalda para que todos vieran por qué vendía chicles y qué explicará lo que hizo, además que entienda el esfuerzo de esa niña para juntar botes todos los días, para vivir y que sepa que no lo hace por gusto sino por necesidad.

Él entendió su lección y ahora cada vez que vea a la niña tendrá que pedirle siempre una disculpa y el dinero que junto se lo entregará a ella. No más niños malcriados, expresó María Márquez en su cuenta de Facebook.

¿Qué te parece este castigo?