CUERNAVACA, MORELOS.- Se aproxima el Día del Padre y con ello muchas muestras de afecto se verán entre las familias, pues se reconocerá al pilar del hogar.
      A él se debe el trabajo que da el sustento a los hijos, también es la persona a la cual se le deposita toda nuestra confianza y nos brinda protección y sobre todas las cosas, puede dar la vida por los hijos.
     Ellos salen de sus casas a trabajar diariamente y son los héroes, pues logran grandes cosas y en muchos casos también ponen su vida en peligro para llevar a casa el sustento.
Uno de ellos es Lorenzo Ramírez Gómez, de 52 años, quien ha sido panadero desde los 13 años.
Vive en la avenida Estado de Puebla, en la colonia Lázaro Cárdenas y hace pan desde entonces con cariño.
Su premio, dice, es cuando un cliente le comenta ‘qué buen pan haces, Lorenzo’, pues  hoy en día ya no se encuentra este tipo de pan, se ha perdido el gusto por hacer pan casero.
Don Lorenzo se independizó después de perder su trabajo y fue una época muy difícil. Con el poco dinero de su retiro compró un horno y 20 charolas para empezar, se hizo de valor y no tuvo miedo al fracaso ni al qué dirían sus vecinos y compañeros, y con el tiempo vino el éxito, gracias a este local de pan ha sacado adelante a sus dos hijos, uno está en la universidad y otro en la preparatoria.
Recomendó a los padres darles estudios a los hijos y no dejarlos a su suerte, pues la calle se los lleva y no los regresa.
Por su parte, Lázaro Cervantes Reyes, de 58 años, es un vigilante de obra y dice que él fue chofer y que gracias a ello sacó adelante a sus tres hijos, los cuales ya están casados y fuera de Morelos.
Este próximo fin de semana sólo recibirá una llamada de parte de sus hijos y dijo que les desea lo mejor, pues dos de ellos también son padres y la tercera ya es Mamá.
A ellos les desea que sean felices y les pide disculpas a la distancia,  pues tiene presente que todos podemos equivocarnos aun siendo padres.

El rico pan. Lorenzo Ramírez se dedica a la panadería, ofició que aprendió desde los 13 años.

El riesgo presente. Lázaro Cervantes Reyes es vigilante de obra, y sabe que todos los días hay peligro, pero eso no lo hace desfallecer.

Por: Luis Flores /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...