Cuernavaca, MORELOS.- De acuerdo con especialistas en seguridad vial, un accidente de tránsito puede originarse por factores atribuibles, tanto a la persona, el clima y condiciones del vehículo.
El primero tiene que ver con la persona, ya sea como conductor, pasajero o peatón. Este factor tiene que ver con: aspectos físicos (cansancio, somnolencia, debilidad, reacciones medicamentosas, etc.); aspectos emocionales (ira, preocupación, temor, exceso de confianza alteran la conducta al manejar); y aspectos de razonamiento (algunos conductores tienen conceptos falsos respecto a situaciones relacionadas con el tránsito).
El vehículo también puede ser causante de accidentes, sobre todo cuando las condiciones físico-mecánicas no son las óptimas. En este sentido, los aspectos básicos a revisar son: el sistema de frenado (debe permitir reducir la velocidad segura y eficientemente); la dirección, la cual debe permitir la fácil operación del automóvil.
Por otra parte, el camino es un factor bastante importante, ya que requiere que todos los conductores se adapten a las condiciones del mismo, respetando señales, marcas y sistemas de canalización y control de tránsito. 
El clima es el factor que más influye, puesto que en ocasiones vuelve difícil y peligrosa la conducción (nieve, lluvia o vientos borrascosos son los más comunes); además, el frío, por ejemplo, provoca el retardo en algunas acciones, mientras que el calor causa fatiga prematura en el conductor o calentamiento excesivo del vehículo.
La distancia del viaje también es un aspecto a considerar: es necesario tomar en cuenta que los trayectos largos igualmente requieren descansos prolongados para evitar somnolencia. 

Pérdida de tracción de llantas
La lluvia puede causar que las calles se vuelvan resbalosas, pues el agua combinada con el aceite que van dejando los autos produce una capa que no desaparece cuando aumenta la intensidad de la lluvia.

Recomendaciones

  • Disminuya su velocidad.
  • Mantenga el doble de distancia de frenado.
  • Procure frenar despacio para evitar que las llantas se bloqueen.
  • Bombee ligeramente el pedal hasta que los frenos respondan.

Las llantas pierden contacto con la superficie
Se llama hidroplaneación cuando las llantas pierden contacto con el asfalto y flotan sobre una película de agua, perdiendo control de la dirección y el frenado; el peligro aumenta a altas velocidades. Sabrá que el auto hidroplanea cuando la dirección se vuelve muy ligera.

Recomendaciones

  • Revise que sus llantas cuentan con la presión de aire adecuada.
  • Reduzca la velocidad, especialmente en condiciones de lluvia extrema.
  • Desacelere y procure manejar en el mismo carril (de frente).
  • Encharcamientos profundos

Es muy peligroso cruzar por un encharcamiento ya que esto puede dañar la transmisión y la marcha del vehículo, ocasionando que éste se detenga.

Recomendaciones

  • De ser posible, elija otra ruta.
  • Si es inevitable, cruce muy despacio y al salir del agua presione varias veces el pedal del freno para secarlos.
  • Evite a toda costa cruzar por encharcamientos mayores a medio metro, pues su auto podría ser arrastrado por la corriente.

Turbulencia
Es importante tener cuidado con vientos cruzados que golpeen de frente o la parte trasera del vehículo, puesto que dificultan el control del auto. También tenga cuidado cuando un tráiler lo rebase a alta velocidad porque puede empujar su auto.

Recomendaciones

  • Disminuya su velocidad.
  • Tome el volante firmemente con ambas manos.
  • Ponga atención a vehículos que puedan ser fácilmente empujados a su carril por el viento.
  • Deje mayor espacio en el costado del auto si necesita rebasar o va a ser rebasado por un vehículo grande.

Poca visibilidad
Cuando la lluvia es muy tupida, tanto su visibilidad como la de otros conductores disminuye considerablemente y en ocasiones se vuelve nula.

Recomendaciones

  • Encienda sus luces para mejorar la calidad de visibilidad.
  • Encienda sus intermitentes para que el vehículo de atrás mida mejor sus distancia.
  • Realice sus cambios de carril con anticipación, movimientos repentinos pueden causar accidentes.

Vías inundadas
Cuando la lluvia impide ver claramente, es común que el auto caiga sobre un área inundada, lo que puede provocar que su auto sufra alguna avería.

Recomendaciones

  • Desacelere, pero evite frenar repentinamente, ya que el escape puede succionar agua y dañar seriamente el motor.
  • No cruce la vía inundada hasta cerciorarse de que otros vehículos pudieron hacerlo.
  • Al salir de la inundación, maneje despacio ya que es probable que se hayan mojado los frenos.
  • No trate de cruzar si la corriente de agua se encuentra en movimiento.

Factores atribuibles al conductor, al vehículo, clima y camino intervienen en los accidentes de tránsito

Señales preventivas  Previenen a los conductores sobre la existencia y naturaleza de un peligro.

Señales restrictivas  Indican la existencia de limitaciones o prohibiciones reglamentarias.

Señales informativas  Informan a los usuarios la existencia de un servicio o lugar turístico.

Cifras fatídicas
Los accidentes viales están entre las 10 primeras causas de muerte en Morelos.

Situación en México
El país ocupa el segundo lugar en Latinoamérica por muertes en caminos, con una tasa de 16.8 defunciones por cada 100 mil habitantes.

14.1 defunciones en caminos por cada 100 mil habitantes, la tasa en Morelos.

Causas
Ingesta de alcohol, sustancias estupefacientes o medicamentos y exceso de velocidad.

9 de cada 10  accidentes de tránsito pueden prevenirse.

Evite los accidentes por alcance

Guarde distancia
Ésta debe ser de 3 metros por cada 10 kilómetros de velocidad, fórmula que aplica en pavimento seco.

Facilite el rebase
Cuando tenga al conductor de atrás muy pegado, en la primera oportunidad hágase a su extrema derecha.

Frene gradualmente
Evite ser golpeado por el vehículo de atrás, frenando poco a poco; las frenadas bruscas, sólo en caso de emergencia.

Marcas en el pavimento

Línea central continua
Indica división de carriles opuestos y a la vez prohíbe la maniobra de rebase, el conductor debe conservar su derecha.

Líneas contínuas a la orilla del camino
Delimitan el espacio para circular, separando los carriles de circulación del acotamiento.

Línea central discontinua
Indica, además de división de carriles, la posibilidad de rebasar si hay suficiente visibilidad y el carril opuesto se encuentra desocupado.

Líneas continua y discontinua
Indica que se puede rebasar a la circulación que se mueve por el lado de la raya discontinua, mientras que lo prohíbe del lado de la continua.

Dos líneas continuas
Indican el centro de la carretera cuando hay más de un carril de circulación para cada sentido, prohibiendo rebasar por carriles contrarios.

 

Por: DDM Staff  /  [email protected]
 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...