Cuernavaca, Morelos.- La Dirección de Salud municipal recomendó a los padres de familia no recetar a sus hijos sin consultar a especialistas, porque, de lo contrario, podrían presentarse graves consecuencias, desde la complicación de enfermedades virales hasta inmunidad a medicinas
       La mayoría de las enfermedades en menores de edad son infecciones diarreicas y respiratorias, que no requieren de tratamiento antibiótico, señaló Ulises Sotelo Hernández, director de Salud municipal.
Por lo anterior, llamó a los padres de familia a no automedicar a sus hijos, de lo contrario, podría presentarse reacciones secundarias que afecten a la salud del menor.
Es común escuchar: “dale o tómate una cucharadita” o “un cuartito de esta pastilla o media pastilla” o “un traguito”, según el mal que creamos que tiene el enfermo.
Automedicarse es uno de los errores más comunes en la cultura mexicana, consideró Sotelo Hernández, quien advirtió intoxicaciones, sobreinfecciones, resistencias bacterianas, reacciones adversas, efectos secundarios en una toma de medicamento inadecuado.
Mencionó que cuando un menor llega a la consulta, el médico se enfrenta aparte de la enfermedad del paciente a otro tipo de complicaciones generadas por una mala dosis de medicamento.
Explicó que los niños deben tener una medicación en base a su peso, no a su tamaño o a su apariencia, ya que los medicamentos se distribuyen por superficie corporal.
Algunos medicamentos mal administrados en los menores, pueden traer alteraciones en su crecimiento, cambio de coloración en su dentadura, sordera, entre otros efectos secundarios que pueden traer consecuencias serias o fatales.
El caso más común que se presenta en las niñas y niños, es la intoxicación por paracetamol, un medicamento que se vende sin receta y que está presente en cada uno de los hogares.

Por: CARLOS SOBERANES / [email protected]