Dafne McPherson, acusada del homicidio de su bebé tras tener un aparato fortuito, quedó en libertad luego que un juez considerara que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Querétaro no acreditó que la joven conocía su estado de embarazo.

La joven Dafne McPherson permaneció en prisión por cuatro años tras ser encontrada desmayada en los baños en una tienda departamental, su lugar de trabajo, luego de sufrir un parto espontáneo.

“Muy feliz, voy a poder ver a mi bebé. (A las mujeres les digo que) no pierdan la fe, al final siempre sale a la luz.

 

“(Pido) que investigarán bien los casos porque muchas veces por eso estamos gente que no debemos estar adentro”, dijo al salir de las instalaciones del Poder Judicial de San Juan del Río.

 

El 17 de febrero de 2015, McPherson dio a luz en el baño de la tienda departamental y según sus declaraciones, no recibió a tiempo atención médica correspondiente.

En el relato, la joven de 26 años señaló que desconocía que estaba embarazada y que tras dar a luz se solicitó la atención de la Cruz Roja, pero personal de la tienda no permitió el ingreso de los paramédicos.

Dafne fue llevada al hospital custodiada por elementos policiacos, ya que su hija recién nacida había muerto y ella fue acusada de homicidio.

La joven fue condena a 16 años de reclusión, y este miércoles quedó libre luego que la FGE no pudo comprobar el delito de homicidio.

La defensa de la joven solicitará una disculpa pública y presentará demandas en contra de la Fiscalía y la tienda departamental.