Aproximadamente 300 mil mujeres en todo el mundo pierden la vida a causa del cáncer cervicouterino, colocándose como la quinta causa de muerte en mujeres a nivel mundial. 

La lucha contra esta enfermedad, que se puede prevenir, es sumamente desigual entre los países más ricos y los países más pobres. 

De acuerdo con la OMS, en el 2020, el 13% de las niñas de 9 a 14 años en todo el mundo fueron vacunadas contra el VPH, el virus que causa todos los casos de este tipo de cáncer.  Lo más preocupante es que en los países que representan casi dos tercios de cáncer de cuello uterino en el mundo, aún no han introducido esa vacuna. 

En países con ingresos bajos, 9 de cada 10 mujeres que padecen cáncer cérvicouterino pierden la vida.

 

¿Qué es el cáncer cervicouterino?

El cáncer cérvicouterino, que también es conocido como cáncer de cuello en la matriz o cáncer de cuello uterino, es un tumor maligno que inicia en esta parte del cuerpo y se presenta con más frecuencia en mujeres mayores de 30 años. En méxico es la segunda causa de muerte en las mujueres por debajo del cnpancer de mama. 

Síntomas

-Flujo vaginal inusual

- Sangrado después de la menopausia

-Perdida de peso sin explicación

-Dolor o Sangrado después del coito

-Incomodidad

-Pérdida de control al orinar

-Sangrado vaginal anormal

-Dolor en las piernas 

-Dolor de espalda

vphdes.jpg

 

¿Cómo se previene el cáncer cervicouterino?

Principalmente con la vacunación.

Como lo mencionamos anteriormente, en todo el mundo menos del 15% de niñas de 9 a 14 años están vacunadas contra el VPH. Existen más de 100 tipos de VPH y al menos 14 son causantes de cáncer, aunque también existe evidencia que el VPH se relaciona con cánceres de ano, vulva, vagina, pene y orofaringe.

Ahora, además de la vacuna hay que realizar pruebas de papanicolao de vez en cuando para detectar la presencia del virus y tratarlo antes de que llegue a cáncer. En este mismo sentido, las campañas de educación sexual son fundamentales para utilizar métodos de protección ante las enfermedades de transmisión sexual, como el condón.

Se recomienda hacer la prueba de papanicolaou a partir de los 20 años o al inicio de la actividad sexual cada 3 años, dos o uno, dependiendo de la orden de un ginecólogo o ginecóloga. Es importante estar al pendiente de la salud reproductiva para evitar este tipo de enfermedades totalmente prevenibles.

 


 

Septiembre

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado