En las playas de Barú, Cartagena, en el norte de Colombia, dos periodistas que investigaban el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, para el diario brasileño O Globo, fueron detenidos y trasladados por agentes policiales a la subestación de Playa Blanca.

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) denunció la detención de los dos periodistas, identificados como Luis Ángel y María Luna Mendoza.

Junto a la denuncia la FLIP ha publicado un vídeo en el que se puede ver al periodista forcejeando con agentes mientras les dice: “Yo puedo hacer esto. No estoy haciendo nada ilegal, compadre. Se van a meter en un rollo, en un problema”.

La versión de la Policía, que fue publicada en un comunicado, menciona que los hechos se produjeron mientras los agentes realizaban actividades de vigilancia y control. Estos, al observar a una persona grabando, al parecer, las instalaciones de la subestación de policía. Se acercaron pidiéndoles a los periodistas sus identificaciones. Y debido a que ambos periodistas se negaron a entregarlas, fueron detenidos. Como consecuencia, obtuvieron una multa por incumplir, desacatar, desconocer e impedir la función o la orden de la policía.

La organización periodística ha criticado el “procedimiento irregular y que va en contra del derecho de los periodistas de investigar” y ha instado a la Dirección General de la Policía Nacional y a la Dirección de Derechos Humanos a poner en libertad a ambos periodistas. Hasta el momento solamente se ha puesto el libertad a María Luna Mendoza, mientras Luis Ángel continua detenido en Barú. Según informa la cadena colombiana RCTV.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado