La Fiscalía Regional Sur Poniente logró sentencia de 50 años de prisión para una mujer y un hombre detenidos el año pasado en el municipio de Tlaquiltenango al ser encontrados en poder de droga, pero además confirmarse que participaron en el secuestro de una pareja en Zacatepec con la intención de robarle su camioneta.

Con apoyo de la agente del Ministerio Público (MP) adscrita al Centro de Operaciones Estratégicas (COE), la Fiscalía demostró la responsabilidad de Yerania “N”, “La China”, y Ángel “N”, “El Nene”, en la comisión de los delitos de secuestro exprés, en agravio de dos personas víctimas, y delito contra la salud, en perjuicio de La Sociedad.

El 20 de mayo del 2019, “El Nene”, de 30 años de edad, y “La China”, de 20 años, quedaron a disposición del COE al ser detenidos por Policías de Investigación Criminal (PIC) en calle Corregidora de colonia Los Presidentes, Tlaquiltenango, donde fueron encontrados en posesión de un vehículo con reporte de robo, dosis de droga y un arma de fuego.

Ángel “N”, empleado de empresa de seguridad privada, y Yerania, de 19 años, estaban en una camioneta Suzuki, tipo Vitara GLS, modelo 2016, color blanco, con placas de circulación del estado de Morelos, la cual había sido robada el 19 de mayo en la colonia Centro de Zacatepec.

En esa fecha, el propietario, Héctor “N”, estaba con su esposa a bordo de su camioneta Suzuki, sobre la avenida Lázaro Cárdenas, con la intención de vender un teléfono celular que ofreció vía Facebook.

Al lugar, llegaron “La China” y “El Nene”; ella, revisó el celular apoyada por la esposa de la víctima. Enseguida, “El Nene” se acercó al propietario y con un arma de fuego obligó a ambos a subir a la Suzuki. 

Las víctimas siguieron las instrucciones de la pareja criminal, que ocupó el asiento trasero. Al llegar al panteón de la colonia Lázaro Cárdenas de Zacatepec, la pareja abandonó a los agraviados y se llevó la camioneta.

Por estos hechos, el tribunal de juicio oral falló en contra de Ángel “N” y Yerania “N”, al ser encontrados responsables de cometer los delitos de secuestro exprés y contra la salud, imponiéndoles a cada uno pena de 50 años de prisión, más el pago de 10 mil pesos como reparación del daño por cada víctima y una multa equivalente a 4 mil 80 días.

Con acciones como esta, la Fiscalía General del Estado demuestra su compromiso con las personas víctimas del delito, asegurando así el acceso a la justicia y el combate a la impunidad.