La Ciudad de la Eterna Primavera se ha convertido en un lugar lleno de talento y propuestas artísticas, que permiten a los morelenses apreciar y conocer obras culturales de diversos creadores independientes, como Uli Solner, una reconocida escultora, quien luego de migrar de Alemania, su lugar de origen, debido a la radiactividad generada por la explosión de Chernobyl, llegó a Michoacán, México para comenzar con una nueva vida.

A lo largo de los años, la alemana recorrió diversos estados de la República y fue en Cuernavaca donde encontró su lugar de residencia permanente. Durante 22 años los morelenses le han demostrado su afecto y cariño a Uli Solner, quien ha llevado a cabo diversas exposiciones, en las que plasma su talento y técnica en cada una de las obras que realiza. 

El desayuno constó de rico café y pan francés y luego de que la invitada hablara sobre su trayectoria, los presentes externaron sus dudas acerca de su carrera y vida personal. 

Por: Estefanía Almanza.