Uno de los retos al buscar una cura para el Alzheimer, enfermedad que afecta las capacidades cognitivas de los individuos, es hacer llegar los medicamentos hasta el cerebro. Esto podría ser una meta cumplida gracias a una especie de casco desarrollado por científicos estadounidenses, que ha logrado devolver en tan sólo dos meses el deterioro cognitivo de varios pacientes.

Ataca a las proteínas consideradas como responsables de fallas en la memoria.

El prometedor dispositivo, nombrado “MemorEMTM”, utiliza ondas electromagnéticas para revertir el deterioro cognitivo ocasionado por el Alzheimer, y fue creado por investigadores de la empresa Neuroem Therapeutics.

De acuerdo con un reporte del noticiero de medio, los impulsos generados por el casco atacan los depósitos de las proteínas Tau y Beta Amiloide, cuya acumulación es causante de las fallas en la memoria, el lenguaje y que finalmente provoca agnosia, definida como el impedimento para reconocer y asociar adecuadamente lo que el paciente capta a través de sus sentidos.

El nuevo dispositivo tiene sensores que envían ondas electromagnéticas hasta el cerebro para deshacer los agregados de proteínas.

Pruebas en humanos resultan exitosas.

Esta técnica fue probada con éxito en ratones, que cuando se encontraban en una edad temprana, recibían una protección contra el deterioro de la memoria; en el caso de los roedores enfermos más viejos, se revertía el deterioro de su memoria.

Tras estos resultados, ocho individuos probaron el casco por dos meses, empleándolo durante una hora, dos veces al día. Siete de ellos mostraron una disminución del 50 por ciento en la pérdida de memoria respecto del inicio del estudio, así como mayor comunicación entre las neuronas.

La investigación fue difundida en la revista Journal of Alzheimer's Disease, donde los autores destacaron:

"Quizás la mejor indicación de que los dos meses de tratamiento tuvieron un efecto clínicamente importante en los pacientes con Alzheimer en este estudio es que ninguno de los pacientes quería devolver su dispositivo después del estudio fue completado”.

Continuarán las pruebas, a mayor escala.

Ahora, Neuroem Therapeutics reunira a 150 pacientes con Alzheimer leve o moderado, para asegurar que el dispositivo es seguro a largo plazo y que los beneficios son duraderos.