compartir en:

Una deuda que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca mantiene desde la administración 2009-2012, que encabezó Manuel Martínez Garrigós, ha significado un constante dolor de cabeza para autoridades municipales, sino también para los usuarios del agua potable.

Para el trienio de Jorge Morales Barud, los cortes de energía eléctrica por el incumplimiento de las obligaciones de SAPAC para con la CFE fueron una constante, dejando sin servicio de agua a varias colonias de la capital.

En plena transición de la administración anterior con la actual, en el mes de diciembre, la crisis por el vital líquido estuvo a punto de estallar, ya que al adeudo histórico se sumaba la facturación de los meses corrientes, pago que parecía no estar entre las prioridades de la comuna.

A pesar de que el Ayuntamiento de Cuernavaca en reiteradas ocasiones ha deshonrado su palabra e incumplido con los acuerdos de pago, la empresa de energía eléctrica dio un nuevo plazo a la autoridad municipal para irse poniendo al corriente.

Por DDM Staff