compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Alma Graciela Domínguez Torres llegó a la administración municipal de Cuernavaca durante la gestión de Manuel Martínez Garrigós como encargada de despacho de la Tesorería.
Es señalada como responsable de desviar recursos por concepto de pago a proveedores, reales y “fantasmas”, de la administración garrigosista, puesto que ella era, presuntamente, la única poseedora de los “token” o claves para realizar las transferencias
electrónicas.
Dichas operaciones se realizaron con recursos del préstamo de 300 millones de pesos que BBVA Bancomer hizo al Ayuntamiento para refinanciar la deuda de 600 millones de pesos con el Banco del Bajío, contraída también por Martínez Garrigós.
Existen diversas cartas que incriminan a Domínguez Torres en estas irregularidades. 
De acuerdo a la misiva enviada el 30 de marzo por Rogelio Sánchez Gatica a Alejandro Zinzer Sierra, representante de Bancomer, se señala lo siguiente sobre las transferencias o “token” para realizar movimientos del crédito de 300 millones.
“Se niega por parte de esta autoridad municipal que se hayan realizado con su autorización los traspasos electrónicos a diversos bancos a cuentas de varias personas con cargo a la cuenta de cheques 0186680585 de la cual es titular el Ayuntamiento de Cuernavaca”.
Agrega: “Su comunicación se hizo del conocimiento  de la C. P. Alma Graciela Domínguez Torres, Encargada de Despacho de la Tesorería Municipal, quien también manifestó desconocer las operaciones realizadas con cargo a la ya referida cuenta de cheques”.
Sin embargo, en un oficio fechado el 16 de abril del 2012 y enviado a Isaac Gildardo Vázquez Luna, representante legal de Grupo Empresarial Padimex, SA de CV, una de las empresas beneficiadas con las transferencias ilegales realizadas por la comuna capitalina el 28 de marzo del 2012, y firmado por Domínguez Torres, se puede leer:
“He de aclarar que el depósito que inicialmente se le realizó (28 de marzo de 2012), fue convenido con Ustedes de manera correcta y por concepto de pago de suerte principal y también fue autorizado por este H. Ayuntamiento por las personas autorizadas para ello”.
En su parte fundamental señala la ex tesorera municipal (como se ostentó en el escrito): “Y a la suscrita le correspondió realizar la transferencia electrónica  que consiste en toquen, contraseña o password que permite ese movimiento específico, lo anterior porque soy la única que tiene acceso a dicha información y con ella se realizó el movimiento bancario”, y firma al calce como autora del escrito.
Lo anterior obligó al ex edil Sánchez Gatica a enviar otro escrito a Bancomer, el 20 de abril del 2012, para solicitar un plazo de 180 días para el pago de alrededor de 38 millones de pesos que no habían sido recuperados de los ilegales transferencias que ascendieron a 154 millones de pesos del préstamo de 300 millones que hizo la institución financiera y señalaba:
“(…) y una vez que la C. P. Alma Graciela Domínguez Torres, encargada de despacho de la Tesorería municipal me informó a detalle de esos movimientos (con el préstamo de 300 millones) precisándome que fueron dentro del marco de estrategias financieras por ella implementadas (…) para afrontar deudas tendientes a lograr una estabilidad financiera”.
De lo anterior se desprende que Alma Graciela Domínguez Torres fue quien manejó los token o transferencias electrónicas, por mandato de Rogelio Sánchez Gatica o de terceras personas al ser parte del equipo que llegó a la comuna con Manuel Martínez Garrigós.

"A la suscrita le correspondió realizar la transferencia electrónica  que consiste en toquen, contraseña o password que permite ese movimiento específico, lo anterior porque soy la única que tiene acceso a dicha información y con ella se realizó el movimiento bancario.” Alma Graciela Domínguez Torres, encargada de despacho Tesorería municipal

Nelson Torres Mondragón
Aunque pesan varios señalamientos en su contra, es por evasión fiscal que se encuentra detenido.

Alma Graciela Domínguez Torres
Documentación prueba su responsabilidad en el desvío de recursos provenientes de un préstamo bancario.

 

Por:  DDM STAFF  /  [email protected]