Tres policías debieron recibir atención médica luego de enfrentarse a un hombre que actuaba de manera violenta en Waalwijk, Holanda.

Un polaco de 30 años golpeó a tres policías que intentaron detenerlo en una localidad cercana a Róterdam, donde este sujeto empezó a gritar y a dañar a los vehículos que se encontraban en la calle.

Cuando los tres agentes intentaron detenerlo usando gas pimienta y disparos como advertencia, el agresor reaccionó violentamente y se enfrentó a ellos. También saltó sobre el cofre de un auto e intentó sacar de él a la conductora.

Un video grabado por una persona que pasaba por ahí muestra a los tres efectivos intentando repeler las embestidas del atacante.

 

 

Al final fue detenido y ya se investiga si su comportamiento violento se debió al consumo de alguna droga.

Dos de los policías presentaron heridas menores en el rostro, y el tercero una lesión en el tobillo que debió ser atendida en el hospital.