Nacimientos de agua del Parque Melchor Ocampo.Bastante inquietud, ha causado el proyecto para el parque Melchor Ocampo para instalar ahí a comerciantes fijos y semifijos, cuando es un paraje citadino muy apreciado por los cuernavacenses, generador de oxígeno, histórico por sus milenarios ahuehuetes y manantiales que dieron lugar a un asentamiento de los primeros olmecas.

Lugar visitado por tahuicas de la cercana Cuauhnahuac, después por cuernavacenses; durante el Segundo Imperio por los emperadores Maximiliano y Carlota acudían con su séquito a pasar tardes románticas con su orquesta de cámara. Fue campamento de zapatistas en la Revolución, su cuartel era la entonces abandonada iglesia adjunta. Malcom Lowry, se inspiró en ese parque para escribir las últimas palabras de su famosa novela Bajo el Volcán, obra maestra de la literatura inglesa del siglo XX;  ¿Le gusta este jardín que es suyo?”, “¡Evite que sus hijos lo destruyan!”.

Ese parque natural fue inaugurado oficialmente en 1897 por el presidente Porfirio Díaz adicionándole fuentes y veredas con balaustradas alrededor de los cristalinos manantiales, por lo que esas obras del siglo XIX deben estar protegidas por el INAH, y al parecer no están contempladas. Por lo que también esa dependencia debe intervenir para la estricta conservación del parque con su arquitectura decimonónica, y promover su restauración adecuada.

El parque estaba siendo invadido y depredado, se habían vendido gran  parte de sus terrenos, inicialmente tenía 60 mil metros, hoy  tiene solo 20 mil, por lo que en 1937 a iniciativa de Don Carlos Lavín Aranda, fue protegido entre otros siete sitios más de la ciudad, más particularmente 18 de interés en el resto estado, por la “Ley –Estatal- para la Protección al Turismo  y Conservación de Monumentos, Edificios, y Lugares Históricos del Estado de Morelos” del 12 de agosto y promulgada el 25 de ese mes y año, que dice en su Artículo 15; Estará a cargo, y es una obligación de los Ayuntamientos la conservación del arreglo y ornato de las plazas y jardines o parajes públicos dentro de su jurisdicción. Artículo 17; Los Ayuntamientos vigilaran estrictamente que no se establezcan puestos de comercio, fijos y semifijos… queda terminantemente prohibido conceder permisos, celebrar contratos concesión, con personas o corporación alguna… principalmente en los jardines, para esa clase de construcciones... Artículo 19; En caso de desobediencia de los Funcionarios Municipales, el gobierno –del estado- tendrá facultades aun usando la fuerza pública para desalojar, desprender o destruir los puestos de comercio… siempre que se hayan establecido en los jardines, plazas, o calles en contraversión a la prohibición que se especifica, y a la desobediencia hará responsable civilmente en lo personal a los integrantes de los Ayuntamientos por lo que respecta a los daños y perjuicios que sufran los dueños de los puestos fijos o ambulantes. A continuación se describen las sanciones. Firman, el Diputado Presidente Carlos Lavín Aranda, el Diputado Secretario Adrián Varela, y el Diputado Secretario  Juan Rojas. El Gobernador José Refugio Díaz Bastamente y el Secretario General de Gobierno Raymundo Ríos.   
En estos días, el alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos, declaró en los medios que “ese proyecto será analizado por ambientalistas, profesionistas en estructura, arquitectos y otros profesionistas, y si contamos con el respaldo de la gente, se lleva a cabo, y si no, nos vamos por el reencearpatamiento de la ciudad”. Agregó “que se firmará un convenio de colaboración para continuar pasó por paso con el proyecto. Que si el proyecto después de analizado, no es aprobado por la sociedad el recurso económico de 50 millones de pesos, programado para el parque se reorientara al reencarpetamiento de calles y que no está aferrado al proyecto, que no se van a aplicar encuestas, sino que se va a medir, aunque si se necesita una consulta, se hará”.
Debe contemplarse tambien la opinión de historiadores y cronistas oriundos y particularmente de ese barrio como Juan José Landa, ya que el valor más destacado del parque es precisamente su historia, tradición y valor ecológico, y tanto no la opinión de constructores, si acaso para el mantenimiento, restauración y conservación esas centenarias obras. Si se da el caso, los consultados deberán ser ciudadanos sin vínculos directos o indirectos con el Ayuntamiento, empleados, funcionarios y particulares lo mismo que los beneficiados por el Ayuntamiento de manera directa o indirecta, porque no se vale ser juez y parte.  
Muy particular e independiente de la vigencia de esa Ley se debe respetar y retomar su espíritu protector.
Es notoriamente indiscutible y prioritario, destinar esos 50 millones de pesos al reencarpetamiento de las calles de Cuernavaca como lo propone el alcalde en segunda alternativa, además contemplar dentro de ese presupuesto, la restauración del parque. Sin construcciones adicionadas para comercios, como de manera determinante lo manifiesta la ciudadanía.
P. D. Hasta el otro sábado

Por: Carlos Lavín Figueroa / [email protected]