El túnel que sale del molino que estaba en la casi esquina de las ahora calles de Abasolo y Netzahualcóyotl, hoy estacionamiento, es de la época ya colonial, también ya fue recorrido por este autor, y este, si sería para dar salida del agua que activaba su rueda que estaba a nivel de piso pero no por ello se puede generalizar ni había molinos por toda la Cuernavaca colonial.

Otra cosa son esos canales a cielo abierto que abastecían de agua a la villa de Cuernavaca y que han quedado ocultos bajo las construcciones, en calles y banquetas, donde todavía corren algunos.

También existen túneles de la época colonial, mencionados a sus alumnos de leyes por al abogado Bernabé L. de Elías precursor de la Universidad de Morelos a quien todavía conocí; él, se refería al túnel colonial con bóveda que bajaba desde El Calvario por el lado poniente de la hoy Avenida Morelos que pasaba por la nueva Escuela Militarizada Cristóbal Colón del lado poniente de la Avenida Morelos con salida a la barranca de La Leona; llegaba al Jardín Borda y pasaba bajo su casa que colinda al lado sur de ese colonial jardín, llagando al lugar donde estaba la casa de Plutarco Elías Calles –donde hoy está la Comercial Mexicana- de este túnel dan evidencias otras familias cuernavacenses y aseguran que tenían varias salidas a la barranca del Chiflón y Analco.

El sábado 10 de junio del 2018, me recibió Álvaro encargado por décadas de los jardines del Borda, y di con los túneles que se cree que son solo bodegas en lo que él está de acuerdo.

Entré con mi camarógrafo y con José Alberto Mujica, esas ahora bodegas son parte de esos túneles abovedados bajo el Borda construidos en la época colonial, se dice sin más fundamentos que eran para guardar la plata del minero Borda, y también que habían sido cavas para conservar vinos y alimentos, pero es posible apreciar que estos espacios están tapiados y que tienen continuación.

En conjunto pueden tener una longitud cercana a medio kilómetro alrededor de todo jardín, tienen tres metros de ancho y promedio de dos cincuenta de alto, y según la información que he recopilado; uno tenía acceso a Catedral y otro a la iglesia de Guadalupe pasando por el área que ocuparon Maximiliano y Carlota y conectaban la población con una red de túneles coloniales y otros prehispánicos, estos más angostos y sin bóvedas.

Su longitud, hoy oculta, vuelca esa versión de que eran cavas para conservar vinos y alimentos; en esos tiempos, las cavas estaban dentro de las casas para darles más frescura.

Ver video https://www.facebook.com/RevistaInsignia/videos/1914054132166724/

A décadas de que incursioné en los de Cuernavaca, y a solo unos años de haberlo publicado, se han mencionado los de Tlaquiltenengo, Tlaltizapan, los de la hacienda minera La Ferrería en Tlacotepec -ver video www.facebook.com/nezuz/videos/1660125157335543/?- y en otros lugares de Morelos; y en ese corto tiempo se han descubierto en Aguascalientes, Guadalajara, Guanajuato, Morelia, Puebla, y Zacatecas, todo un “boom”; otros están en espera.

En Sudamérica están los de Buenos Aires y Santiago en Chile; los hay en la Europa Medieval; en el Medio Oriente; en Asia.

Apenas a finales de 2015 se dio a conocer que la ciudad de Oaxaca también tiene una red de túneles subterráneos del siglo XVI que conectan las principales iglesias y conventos con sitios relevantes del primer cuadro de la ciudad.

En 1902, el presidente Don Porfirio Díaz, ordenó reabrirlos para uso militar.

Y narra cómo utilizó los túneles para huir de las fuerzas enemigas, y también para transportar víveres a los diferentes conventos que sirvieron de fuertes durante la Guerra de Reforma.

Díaz también uso los túneles coloniales que van de la ciudad de Puebla a los Fuertes de Loreto y Guadalupe en la Batalla del 5 de mayo, que ya han sido abiertos al público en parte.

Fueron reutilizados con fines militares durante la Revolución.

Existe ya un proyecto para su rescate, anunciado por el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Eduardo Martínez Helmes, El rector aceptó que se está trabajando con el gobierno estatal y federal para tener fondos que permitan rescatarlos, como parte de un atractivo turístico.

El Cronista de la Ciudad Rubén Vasconcelos da testimonio de ellos.

Otros testimonios recientes que confirman los de cuernavaca:
De Ulises Domínguez “en la casa de mi tía que esta tras el Colegio Cristóbal Colón hay unos túneles que llegan hasta la iglesia del calvario”.

Lucio Nájera “De chico en una casa No Reelección se apreciaban escalones que conducían a un subterráneo, hacia Tepetates, ahora, con la investigación de Carlos Lavín, hace sentido.

“Alejandra Hernández “en la Escuela “Felipe Neri”, en La Selva, se descubrieron túneles que quedaron sellados por seguridad de los alumnos estaban en muy buenas condiciones y pareciera que nunca había pasado el tiempo por ahí.

Guillermo Sosa Catalán “Cuando Don Sergio Méndez fue Obispo remodeló la Catedral, estaba yo en el Seminario.

Ahí, con algunos compañeros recorrimos varios túneles.

Uno se dirigía hacia Catedral.

Otro tenía salida en la Barranca de Analco, muy abajo del Tecolote.

Pero los túneles secretos bajo la ciudad de Cuernavaca -oro turístico- siguen en espera de que autoridades de “cultura y turismo”  se interesen en su rescate
Ver video
P. D.  Hasta el otro sábado
A la izquierda, se aprecia el piso de madera que oculta los escalones para acceder al túnel de la derecha.

Por: Carlos Lavín Figueroa / carlos_lavin_mx@yahoo.com.mx