“El traje nuevo del emperador”, escrito por Hans Christian Andersen. Cuenta de un emperador a quien le confeccionaron un traje que según sus sastres, los estúpidos e incapaces no podrían ver. Sus súbditos no se atrevían a decir que no lo veían y hasta se lo admiraban, el rey se sentía satisfecho con su traje que tampoco él podía ver”. Es un cuento para niños y el mensaje es que: “No es verdad lo que muchos dicen que es verdad”.

Pues algo similar sucede con quien sabe cosas que no son verdad, son utopías fracasadas, de quien pretendió vestirse con camisa de honestidad, pantalones de justicia y zapatos de minero para patear la corrupción, así es como llegó al poder. Y a pesar de no haber cumplido ninguna de sus promesas y haber caído en mayor corrupción, sigue vistiéndose de honestidad y justicia que solo sus aliados pueden ver disfrutando el orgullo de serlo, sin siquiera entenderlo, sus medidas son testimonio histórico de dictaduras, fracasos, pobreza en todo lugar donde se aplicaron.    

Empató sus ideas con los deseos de las masas, y le creyeron, sin ver el futuro que les esperaba. Prefirió lealtad a capacidad, sembró desconfianza y miedo en los inversionistas, mintió todos los días, despreció a las mujeres, a los empresarios, ecologistas, artistas.

Tras cuatro años sigue vistiéndose como un verdadero salvador, o predicador como él mismo dice ser. Gran parte de la población le tiene una idolatría y un fervor, que aun viviendo circunstancias mucho más difíciles que cuando comenzó su gobierno, están dispuestos a dar la vida por él, es un fanatismo autodestructivo de lealtades a ciegas que por carecer de argumentos llega a los insultos y amenazas a sus opositores quienes son vistos como odiados enemigos. 

Para el tren maya, no hay trazo preciso, van abriendo brecha y talando miles y miles de árboles, y van descubriendo que pasaría arriba de cuevas, cenotes y ríos subterráneos. Y sobre la marcha, decide que “mejor buscaran camino por otros lados”, es algo que no sucedía ni en la época en que los burros y las mulas de carga eran los que trazaban los caminos de herradura, solo que esos no se equivocaban. En otros tramos, resuelve “mejor” hacerlo elevado, se construyen sendas columnas y luego concluyen que no es la solución y quedan como monumentos a la incapacidad y corrupción. Millones de toneladas de madera talada se están sacando por Guatemala para desde ahí venderla de manera subrepticia a otros países, van 1800 millones de dólares de maderas incluso preciosas de lo cual no se informa nada en absoluto. 

También dice que su aeropuerto salió más barato, pero no dice cuánto costó la cancelación del otro, así saca sus “otros datos”. Ya tendríamos en operación uno de los 10 mejores aeropuertos del mundo, con todas las aerolíneas operando ahí, y no repartidas en dos aeropuertos cercanos con riesgos de colisiones, como esta semana, que de no ser por la pericia del piloto, que ya aterrizando a metros de tocar pista, logró de nuevo elevar la aeronave de manera estrepitosa a décimas de segundo de suceder un accidente fatal, todo por el rediseño de rutas cruzadas para la operación del Felipe Ángeles que invadió el espacio aéreo operativo del AICM. El de Texcoco sería 100% autofinanciado que se pagaría a través de la Tarifa por Uso de Aeropuerto, que sólo pagarían los que hicieran uso del mismo y no como ahora que vía impuestos lo pagaremos todos, los que lo utilicen y hasta los que no lo utilicen, incluyendo a los que le votaron a ciegas por la cancelación del de Texcoco. El AICM y el Metro en descuido total pasaron a una vergonzosa 4ª categoría.

Una nueva refinería pero obsoleta, habiendo media docena más que están trabajando al 50% y la compra de otra en estado carcacha en EEUU, cuando ya están en el mercado los vehículos eléctricos y que en pocos años desaparecerán los de gasolina. Con su reforma eléctrica trató de bloquear el uso de energías limpias, y por no aceptarla acusa a los diputados de “traición a la patria” y será su pretexto -programado para tal- del fracasado plan energético.

Todas las mañanas se puede escuchar un discurso demagógico, simplista al extremo, con eso entretiene mientras los verdaderos problemas del país se multiplican. Sus seguidores le validan cualquier encuesta por trastornada que sea, donde el corderito va y vota por su propio perjuicio. 

Más de 15 millones de desempleados. Más de 5 millones de nuevos pobres, los más altos índices de corrupción, desabasto de medicinas. De un día para otro, sus juniors son prósperos empresarios con mansiones, jets y yates recorriendo el mundo, y sigue pregonando austeridad.

A los niños de trabajadoras les quito las estancias, desdeño a los niños con cáncer. Solo eso lo desnuda del traje de honestidad y justicia con que se viste. Ofendió a la clase media, les llamó aspiracioncitas. En la mentira demagógica incubó la realidad que hoy se vive.

Quiere desaparecer el INE, el mismo INE que le dio el triunfo a la presidencia y también a otros partidos por primera vez en 70 años, para que de nueva cuenta, ahora su gobierno controle las elecciones para su beneficio personal.

El resultado es un gobierno urgido por controlar la desbocada inflación que afecta más a los más pobres, no vista en más de 20 años, un gobierno desesperado que para ello, otra vez, como para la fraudulenta rifa del avión, pide auxilio a los empresarios que tanto ha denostado y atacado.

Recién apresaron al líder en Morelos del Cartel Jalisco Nueva Generación, enemigo del Cartel de Sinaloa del Chapo, a cuyo hijo ya apresado –solo por presión e informes de la DEA- el propio presidente ordenó liberar, y a cuya madre, va a saludar muy comedido. Lo que demuestra que “Abrazos, no balazos” son para los cuates, y… pues tiene razón “ya no es lo mismo”. Y el glorioso Ejército Nacional obligado a hacer el ridículo, pero bien maiceado.

Video; https://fb.watch/c_7kHD5FKk/ 

¡Hasta la próxima!

Por: Carlos Lavín Figueroa

carlos_lavin_mx@yahoo.com.mx


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado