La ambición suele llevar a las personas a ejecutar

los menesteres más viles. Para trepar, se adopta la

misma postura que para arrastrarse.

Jonathan Swift,
escritor satírico irlandés.

Con ingresos de 477 mil 610 pesos en promedio cada mes de financiamiento público en este 2021, el Partido del Trabajo (PT) sucursal Morelos resultó literalmente un buen partido para casarse y para cazar a la nativa de la Ciudad de México Tania Valentina Rodríguez Ruiz.

En su declaración fundamental relativa a la ética y política, el PT indica en su apartado 18: “Nuestro principio ético central y supremo es servir al pueblo. Nos comprometemos a servir al pueblo, pregonando con el ejemplo. Quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Sin embargo, para Rodríguez Ruiz eso parece retórica vieja, inútil, y ella ha hecho de ese instituto político un instrumento práctico, no precisamente para servir al pueblo, con el ejemplo contrario de servirse del mismo para vivir muy bien desde 2004 en que inició su asalto.

Con ímpetus juveniles a los movimientos de izquierda, luego de abrevar experiencia y algo de la sangre de Fidel Demédicis, Tania Valentina encontró refugio tal cual en los brazos de Jesús Rigoberto Lorence López en el Partido del Trabajo.

A Lorence López se le ha tenido como un respetable hombre de izquierda radical, otrora militante la Liga Comunista 23 de Septiembre, incluso de ser partícipe en la Revolución de Cuba, hasta la toma y control total de la isla, pero...

A diferencia de la invasión de Bahía de Cochinos, la invasión de Tania Valentina al Partido del Trabajo sí surtió efecto en el virtual derrocamiento de Rigoberto, quien con posición prominente todavía fue regidor de Cuernavaca con Jorge Morales Barud de 2009 a 2012.

Después de ello, Tania Valentina tomó y mantiene ese instituto político cual franquicia personal, colocándose siempre arriba, lo mismo para ser regidora capitalina (2013-2015), que como diputada local plurinominal dos veces (2009-2012 y 2018-2021) y fallida aspirante a otros cargos.

La falta de alguna licenciatura, maestría o doctorado no ha sido impedimento para que la franquiciataria oficial del PT, con la venia de Alberto Anaya prácticamente desde el año 2000, escale posiciones gracias a su “flexibilidad” siempre orientada a su beneficio.

ES A TODA PRUEBA LA FLEXIBILIDAD DE TANIA
La flexibilidad que ha mostrado la lideresa del Partido del Trabajo no sólo ha sido en el ámbito político-partidista, sino incluso en el compromiso de lucha por la paridad de género y, en especial, el respeto hacia la mujer.

Tania Valentina saltó del perredismo el petismo en su temprana carrera política, y si no ha salido de ahí por la posición y beneficios que ello representa, tampoco se ha negado a transar con el PRD, Verde, PES y hace no mucho con Morena… sea por el poder y el enchufe al erario.

Para el presente proceso electoral, sin embargo, Morena le cobró algunas cuentas pendientes, decidió que esta vez no se le colgara el PT en Morelos, aunque luego ella quiso hacer creer que había sido su decisión. Persiste la búsqueda de algún zoquete, tarugo o idiota que le crea que el PT de Morelos rechazó aliarse con el movimiento de López Obrador.

La citada flexibilidad de la lideresa montada en el petismo ha ido más lejos, incluso pisoteando una vez más los principios ideológicos que debería honrar de su partido, como lo consigna el capítulo XI relativo a la Justicia y los Derechos Humanos: 

“45.- El Partido del Trabajo reivindica la vigencia plena de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1950)… de los Derechos de la Mujer (1975, 1985, 1995)… Su observancia, defensa y promoción es tarea fundamental… donde se pregone con los hechos y el ejemplo.” 

Y “49.- Nuestra propuesta está enmarcada en un proceso de construcción de una nueva sociedad, en donde no tengamos explotación ni opresión hacia el hombre ni hacia la mujer, como única garantía de vigencia plena de los derechos humanos”.

Los hechos, la evidencian:

Septiembre de 2018: el diputado José Casas González arriba al Congreso como representante de Morena, y a poco de ello se alinea al Partido Encuentro Social, para luego juntarse con el PT.

Marzo de 2019, José renuncia al PT, solicita destituir a Tania de la presidencia de la Junta Política del Congreso y la acusa de encubrir ilegalidades en las fiscalías General y anticorrupción.

Octubre de 2019, Casas González lanza a Tania Valentina y otras diputadas su celebérrimo ataque de misoginia: “Es lo malo de sacarlas de la cocina”.

Marzo de 2021: Tania no muestra el más mínimo pudor al recibir de regreso en el PT a su agresor Casas, avalando su candidatura para reelegirse como diputado local.

Así la flexibilidad en los principios partidistas y personales de la diputada del PT que, por supuesto, una vez más se coloca como plurinominal para reelegirse a la LV Legislatura.

Escríbeme a:
elsanto.oficio@diariodemorelos.com
Twitter: @ElSantoOficio_


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado