Hamza bin Laden, hijo del fallecido líder terrorista, ha jurado venganza contra Estados Unidos por el asesinato de su padre en una operación de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos en Abbotabbad (Pakistán), según ha amenazado en un mensaje de audio publicado en Internet.

En un discurso de 21 minutos, titulado “Todos somos Osama”, Hazan señaló que continuarán con las acciones terroristas en Estados Unidos y en el exterior.

“Continuaremos atacando en su país y en el exterior, en respuesta a su opresión de las personas de Palestina, Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y el resto de las tierras musulmanas que no sobrevivieron a su opresión”, señaló.

Hamza, de aproximadamente 25 años de edad, estuvo al lado de su padre antes de los ataques terroristas contra las torres gemelas del World Trade Center, el 11 de septiembre de 2001.

También lo acompañó durante la huida de el “sheik” a Pakistán, luego de la invasión norteamericana y británica a Afganistán.

El hijo de Osama es parte del relevo generacional de Al-Qaeda, que busca posicionarse entre los yihadistas jóvenes después de haber sido desplazados por el Estado Islámico.