El número de personas con heridas en la piel es alarmante y asciende a más de 120 mil cada año. Existen lesiones de diferentes tipos: por quemaduras, las cuales son las más comunes; por objetos punzocortantes; por sustancias químicas; por pie diabético, etcétera. 

Según su magnitud en extensión y profundidad, pueden incluso comprometer la vida humana.

Entre las personas más afectadas por las heridas en la piel se encuentran los niños menores a 10 años y adultos mayores a 60 años. Destaca que los costos para el paciente y el sistema de salud en casos de lesiones severas es de entre 3 y 30 mil pesos. Sin contar el tiempo de ocupación hospitalaria, la necesidad de personal especializado y los costos de traslados, cuando son pacientes de provincia.

Otra de las grandes repercusiones de este tipo de heridas, sobre todo de lesiones de extensión amplia y de mayor profundidad, se da en la calidad de vida de las personas.

En la Facultad de Química, un grupo multidisciplinario de investigadores desarrolló un nuevo medicamento que es un hidrogel compuesto por un polímero natural y uno sintético. El natural está integrado de desechos de crustáceos, principalmente de camarones, y el sintético es ampliamente utilizado en la industria farmacéutica.

La originalidad de esta invención, destacó el doctor Leyva Gómez, radica en la modificación química de estos dos polímeros, además de que es fácil de producir y biodegradable.

Otras de las ventajas de este medicamento es que tiene un bajo costo en producción, tiempos breves para producirlo y es fácil de escalar a nivel comercial. La originalidad de este nuevo medicamento también radica en su método de producción, el cual es conocido como irradiación gama.

“La radiación gama proviene de una fuente que se llama cobalto 60 y es la que nos permite la modificación química de nuestros polímeros”.

Así, el método de producción no involucra desechos tóxicos, ya que cuando se habla de síntesis química, hay implicados reactivos que son tóxicos o hay residuos en el producto final. En el caso de este hidrogel, eso no ocurre.

En la cicatrización de heridas es importante la velocidad, pero también la calidad del cierre.

Al respecto, el investigador destacó que “algunas veces hay medicamentos que los aplicamos y en tiempos muy breves tenemos un cierre de la herida que pensaríamos que sería eficaz, pero hemos visto en pacientes que este cierre demasiado rápido puede llevar a estratos internos de la piel sumamente frágiles y esto tiene una repercusión en las personas porque el paciente sale del hospital, retoma las actividades cotidianas y se da una apertura de la lesión”.

Este nuevo medicamento ofrece un cierre de la herida, pero con una calidad adecuada de los estratos internos de la piel, lo cual han demostrado en diferentes estudios, algunos de ellos publicados en la revista Materials Science and Engineering.

Este equipo de investigación ya solicitó el registro de patente de este medicamento en México, además de que analiza la posibilidad de registrarlo en Estados Unidos y en algunos países de la Unión Europea. Por otra parte, junto con la UNAM, buscan la viabilidad de generar transferencia de tecnología para producirlo. i


Últimas Noticias